Nacional

Asonada contra sede policial en Catarina

* Quemaron archivos, puerta y dañaron severamente el carro patrulla * Hechos sucedieron al conocerse que jueza condenó sólo a uno por muerte del hijo de Isabel Carballo * Fueron unas 300 personas armadas de morteros, piedras y machetes las que intentaron tomarse la unidad, azuzados por vicealcaldesa, según denuncia

Masaya y Managua

La jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, señaló a la vicealcaldesa del municipio de Catarina, Isabel Carballo, como la persona que azuzó y organizó a unas 300 personas para quemar la delegación policial y dañar completamente el carro patrulla de este lugar, por lo que condenó dicho ataque que consideró brutal e injustificado.
La noche de este miércoles, los agresores justificaron sus ataques al conocer el fallo de la juez Ruth Chamorro, donde declaró sólo un culpable en la muerte de Erving Manuel Quintanilla Carballo, de 30 años, e hijo de la vicealcaldesa.
“Un grupo entre 200 y 300 personas en Catarina, organizados y azuzados por la vicealcaldesa, se dirigieron a tirar piedras y morteros a la delegación policial, destruyeron parcialmente la patrulla de policía de Catarina, destruyeron tres escritorios, dos silla abuelitas, algunos archivos; nosotros condenamos enérgicamente este acto de violencia que no tiene ninguna razón de ser, ninguna justificación, es un acto brutal”, consideró Granera.

El origen del caso
La muerte del hijo de la vicealcaldesa ocurrió la madrugada del 15 de febrero en la esquina norte de la Alcaldía de Catarina; en el sector había una vela de un amigo de la familia del ahora fallecido. La víctima caminó a la esquina donde pasó en motocicleta el policía Francisco Muñoz haciendo su rondín, y le ordenó a Quintanilla que se fuera a dormir porque andaba ebrio y se produjo una discusión.
Muñoz regresó y hubo un forcejeo con Quintanilla. El policía voluntario César Augusto Cruz trató de mediar, y al final disparó y dio muerte a Quintanilla.

Destrozos
La patrulla nueva que tenía esa delegación fue severamente dañada, le quebraron todas las ventanas e incluso hasta la volcaron, y los oficiales sólo las computadoras pudieron salvar.
La capitana Socorro Medal, jefa de la Policía en Catarina, dijo que ellos no pudieron hacer nada porque eran más de 300 personas que llegaron a quemar la delegación, quienes también llegaron con morteros, piedras, machetes y palos a tomarse la unidad.

Aminta acusará y hay dos detenidas
En la delegación departamental de Masaya están dos detenidas que serán procesadas según la primera comisionada. “Anoche (la noche del miércoles) di orientaciones firmes y enérgicas de que vamos a hacer una investigación exhaustiva, ya tenemos dos personas capturadas que participaron directamente en la destrucción de la patrulla, y vamos también nosotros, si es necesario yo misma como directora de la Policía Nacional, voy a hacer la declaración de ofendida y vamos a llevar ante los tribunales a las personas que resulten responsables de estos actos con independencia del cargo que tengan”, sentenció la jefa policial.
Por su parte, la vicealcaldesa Isabel Carballo dijo que la Policía está actuando contra la población y que ella no lideró nada y no le pagó a nadie, y que sólo fue una manifestación del dolor en la población porque la juez dio una resolución no correcta.

Convocaron a atacantes
El hecho se dio a las ocho de la noche de este miércoles, pero minutos antes que sucediera el incidente, un autoparlante anduvo convocando a toda la población de Catarina para que se reconcentrara en el parque central y luego salir en una marcha para manifestar su repudio por el fallo de la juez de juicio de Masaya, que declaró un oficial culpable y un inocente en la muerte de Quintanilla.
Extraoficialmente se conoció que el perifoneó fue contratado por la vicealcaldesa de Catarina, Isabel Carballo.
La jefatura de Catarina no es propiedad de la Policía Nacional, es propiedad privada, la cual es pagada por el alcalde de ese lugar, pero ni esto les importó a los atacantes, dijo Medal.
En la parte de atrás de la delegación habita la dueña de la casa, quien minutos antes del hecho fue llamada por la edil para que saliera de su casa porque podía pasar algo.