Nacional

Ortega canta cero al Cosep sobre un CSE confiable

* Lo poco que logró saberse sobre los problemas económicos del país no pasaron de lo ya conocido * Reunión fue a puerta y bocas cerradas, sólo conociéndose al final frases sueltas de José Adán Aguerri y la filtración política de Arce

Todas las expectativas creadas alrededor de la reunión que anoche sostendrían Ortega y sus asesores con el Cosep y los principales empresarios del país, resultó como popularmente se dice: “más hojas que nacatamal”.
Lo único claro fue que Ortega les rechazó a los empresarios toda posibilidad de que se integre un Consejo Supremo Electoral idóneo y confiable, lo que fue expuesto a los periodistas al fin de la reunión por Bayardo Arce.
Arce afirmó que fueron claros en expresarle al Cosep que ese era un asunto partidario y que así funcionaban las cosas en nuestro país.
En suma, hablemos de reforma tributaria, de reforma al INSS, del bono y de los problemas con el FMI, pero de política y de gobernabilidad “esa es harina de otro costal”, es una traducción libre de lo declarado por Arce.

Gobierno rechaza cambiar CSE
En suma, el gobierno rechazó la propuesta del Cosep de cambiar al Consejo Supremo Electoral, CSE, y elegir a funcionarios que sean árbitros creíbles. Así, el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce Castaño, aseguró que seguirán eligiendo de forma partidista, porque así está diseñado el sistema.
Por otro lado, mientras Arce desestimó la importancia del “bono solidario” para el futuro del programa económico con el FMI, fuentes ligadas al Cosep comentaron de forma extraoficial, que el mayor pegón para la continuidad del mismo es la sostenibilidad del bono de 529 córdobas, que aún no ha terminado de definirse cuándo y cómo llegará a manos de los nicaragüenses.
De acuerdo con la fuente, la preocupación del organismo multilateral es confirmar las dudas relacionadas con la sostenibilidad del bono, que representa 25 millones de dólares en lo que resta del año, así como conocer si la recaudación adicional que deje la reforma tributaria al final de 2010 será utilizada para continuar con la entrega del mismo, ya que éste no ha sido presupuestado.

Analizarán impacto del bono
También agregó que el FMI debe analizar a profundidad el impacto del bono sobre los indicadores macroeconómicos de Nicaragua, para darle paso a la cuarta revisión del programa, que hasta el momento tiene detenido el desembolso de 18 millones de dólares correspondientes a esta etapa del proceso, así como el desembolso de 42.5 millones de dólares aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, en concepto de apoyo presupuestario durante 2010.
Arce, incluso, manifestó que el FMI lo que espera es la implementación del incentivo descrito para reanudar las negociaciones vinculadas con la cuarta revisión del programa, del que dependen 78 millones de dólares.
“Eso lo hizo ver el presidente Daniel Ortega ante los empresarios, porque tenemos muchas cosas pendientes con el Fondo. Está pendiente la reestructuración de la Seguridad Social para que se suba la edad de jubilación y se bajen los montos de pensión… El Fondo, además, espera la reforma tributaria que paramos. Y tenemos el acuerdo con el sector privado de ver esto juntos”, expresó.

Encerrona “positiva”
Arce apuntó que el encuentro que sostuvieron con los empresarios locales fue “positivo”, y que tratarán de resolver las inquietudes.
“Lo primero que vamos a trabajar son los problemas que tienen que ver con trámites, hay cierta burocracia, hay ciertas contradicciones, a veces en la dinámica de las instituciones, y la primera tarea es ver cómo creamos mecanismos mixtos entre el sector privado y el Gobierno para resolver de manera expedita todo lo relacionado a inversiones, exportaciones, importaciones”, adelantó.
El cambio en el CSE fue uno de los 20 puntos políticos de la Agenda Cosep 2010 que presentó la organización empresarial al presidente Daniel Ortega y a su gabinete económico la noche de ayer.
En ese sentido, Arce aseguró que el presidente Ortega se reunió con el diputado Eduardo Montealegre, llamó al ex presidente Arnoldo Alemán, y que conversará con el reintegrado diputado Alejandro Bolaños Davis y con el Partido Conservador, para elegir a los funcionarios que requieren de 56 votos.

Ortega con Bolaños Davis
“Finalmente el Cosep habló sobre el Consejo Supremo (Electoral), de la Constitución, de la partidización del Estado. Pero el Presidente les hizo ver que desgraciadamente, nos guste o no nos guste, el sistema político nicaragüense está basado en los partidos políticos, y esa dinámica se seguirá dando”, dijo Arce, quien reveló que la próxima semana Ortega se reunirá con Bolaños Davis y otros dirigentes del Partido Conservador.
De igual manera, en tono bromista, Arce dijo que otra solución sería disolver el Parlamento y que el presidente Ortega estaría dispuesto a hacerlo si recibía el respaldo del Cosep. En cambio, formaría una especie de Consejo de Estado con la representación de todos los sectores. El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, no dijo una sola palabra y sonrió.

Encierran a periodistas
El presidente Daniel Ortega se reunió en privado con los empresarios, y ni los medios oficialistas tuvieron acceso a su disertación. Por otro lado, se discriminó a los medios de comunicación, a los que aun habiéndolos invitado, recluyeron en una sala. Ahí, una vez terminada la reunión, las puertas fueron cerradas por la seguridad presidencial, que no permitió la salida de ningún comunicador, camarógrafo o fotógrafo, excepto de los periodistas del Canal 4. Al final, quienes llegaron a dar las declaraciones fueron el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, y Bayardo Arce.