Nacional

Facilitadores judiciales imitados por otros países


Róger Olivas

CHINANDEGA

La experiencia de los facilitadores judiciales rurales y urbanos de Nicaragua, que contribuyen a disminuir conflictos, a través de la mediación, es imitada por países latinoamericanos, donde la violencia en sus distintas modalidades está a la orden del día.
Esa visión es compartida por Octavio Martínez, Presidente del Tribunal de Apelaciones de los departamentos de León y Chinandega, quien considera a los facilitadores judiciales como una nueva institución jurídica surgida de abajo hacia arriba, del seno del pueblo.
“Se trata de enfocar problemas en la comunidad, de resolverlos ahí, en pro de la paz social, de la estabilidad de esas poblaciones. La figura del facilitador judicial es netamente nicaragüense, la idea surgió y se desarrolló en nuestro país”, indicó el funcionario del Poder Judicial.
Dijo que el proyecto lleva varios años, con resultados maravillosos, porque a través del diálogo entre las partes se han evitado muchos conflictos, que antes habrían provocado violencia.
Recordó que el programa inició en áreas rurales, y se ha trasladado a zonas urbanas con gran éxito. A su criterio, el programa ha sido tan maravilloso que varios países de América Latina lo han adoptado.
“Algunas naciones lo llevan desarrollado, otras están iniciando. Desde el inicio en Nicaragua el programa de facilitadores judiciales ha sido apoyado por la Organización de Estados Americanos, OEA, por el Poder Judicial y se han sumado alcaldías y la Policía Nacional”, compartió.

La experiencia de Chinandega
Claudia Noguera, juez Local Penal de Chinandega y coordinadora del proyecto en este municipio, dijo que desde 2009 trabajan 17 facilitadores en el campo y la ciudad, y es un triunfo para la administración de justicia, porque han unificado criterios con los ochenta que funcionan en el departamento.
Los facilitadores judiciales son personas distinguidas que no desempeñan cargos políticos y trabajan a conciencia, sin devengar salario.
“Necesitamos llevar a los facilitadores judiciales a la población que no cuenta con recursos económicos, para que les ayuden a resolver sus conflictos. Hay hechos de que no hay necesidad de ir a un juzgado para resolverlos”, dijo la juez, quien agregó que se requiere un facilitador por barrio y comarca como mínimo.