Nacional

Galardonan a defensor de tortugas

* De siete especies, cinco anidan en Nicaragua, donde José Urteaga desarrolló una red de incubadoras, protege los críos y los conduce al mar

Redacción central

José Urteaga, un biólogo marino de origen argentino que ha desarrollado una valiosa labor en Nicaragua, fue nombrado un Explorer emergente 2010, de National Geographic, por su trabajo de conservación sobre especies de tortugas marinas amenazadas en Nicaragua.
“Fauna & Flora Internacional está orgullosa y encantada de que la National Geographic Society haya dado a José este reconocimiento mundial”, dijo Rob Bensted-Smith, Director Regional de ese organismo.
Urteaga estudió en la Universidad Nacional de Mar del Plata, en Argentina, y ha estado trabajando sobre el programa de tortugas marinas FFI, desde 2002.
Las siete especies de tortugas marinas están amenazadas de extinción a nivel mundial; cinco de estas se encuentran en aguas nicaragüenses. Las tortugas migran de sus zonas a través del Océano Pacífico para anidar en las playas de Nicaragua.
Para traer las tortugas marinas del borde del abismo se requiere protección en las playas y en el mar. Es una tarea que se llevará a muchas generaciones para completar y José se ha dedicado a ella de todo corazón.
Un reto importante es la prevención de la recolección ilegal de huevos de tortuga en las playas en la costa del Pacífico de Nicaragua, donde muchas personas viven con menos de US$ 1 (dólar) y se ven tentadas de obtener un ingreso extra por la venta de huevos de tortuga.
Él y su equipo trabajan sin descanso no sólo para patrullar las playas y proteger los nidos, sino también para ayudar a desarrollar fuentes alternativas de ingresos, tales como la agricultura orgánica, la apicultura y la artesanía.
José ha sido fundamental en la construcción de una red de incubadoras, donde las tortugas salen del cascarón y luego son guiadas hasta la orilla del mar. Hasta ahora más de 80 miembros de la comunidad han sido capacitados en monitoreo de tortugas, la gestión de criaderos y el trabajo de conservación.
Este enfoque global, centrado en las personas, ha llevado a un aumento impresionante en el éxito de eclosión. En el pasado casi todos los huevos de tortuga en la costa del Pacífico de Nicaragua eran comercializados. Sólo unos años más tarde, los estudios estiman que más de 90% de los nidos están protegidos en las playas principales.
“No sólo trabajamos con las tortugas, yo trabajo con la gente. Las tortugas marinas han estado aquí desde los tiempos antiguos. El problema somos nosotros”, dice el galardonado.