Nacional

Fue premio a linchadores

* La violación a la autonomía universitaria no sólo ocurre por agentes externos, sino también por estudiantes que cometen actos vandálicos, señaló Carlos Tünnermann * El peligro es que este hecho quede en la impunidad. Que de pronto digan que no hay elementos para la acusación, y los dejen libres, dijo José Pallais * Lo que vemos es que estos estudiantes tienen un potencial para delinquir en el futuro, y es mala señal a delincuentes”, comentó Marcos Carmona

Tania Sirias

El arresto domiciliar que concediera la juez Gertrudis Arias a los universitarios Alexander Castillo y Erwin Alvarado, acusados por amenazas de muerte, robo, y lesiones en perjuicio del estudiante de Medicina, Everth Omar Ruiz, levantó suspicacias de juristas, académicos y defensores de los derechos humanos del país, pues consideran que hay suficientes pruebas para dar un castigo ejemplar.
“Lo que vimos en días pasados, donde a un estudiante le apuntan con un arma, luego lo golpean con tubos, bates, y para colmo le roban los mismos estudiantes, es un espectáculo denigrante y bochornoso para la comunidad universitaria del país”, expresó ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, Carlos Tünnermann Bernheim.
El académico agregó que estos hechos causaron indignación en la opinión pública, y por lo tanto, es necesario dar un castigo ejemplar, en vez de premiar a los universitarios como se está haciendo al concederles arresto domiciliar.

Violentan Ley de Autonomía
“Resulta frustrante para la sociedad, que fue impresionada por estos actos de barbarie, que a los que se han identificados como los agresores, venga una jueza y les dé arresto domiciliar, cuando en verdad deben tener arresto preventivo”, dijo el ex rector de la UNAN-León.
Además, comentó que el hecho de que los estudiantes porten armas cuando se trata de protestas, no cabe dentro de la autonomía universitaria.
“La violación a la autonomía universitaria no sólo ocurre con agentes externos, sino también por los mismos estudiantes que cometen este tipo de vandalismo, escudados en la Ley 89”, señaló Tünnermann Bernheim.

Hay peligro de impunidad
El diputado José Pallais, Presidente de la Comisión de Justicia del Parlamento, expresó que la jueza debió valorar el nivel de peligrosidad que representan estos estudiantes, ya que el simple hecho de apuntar con un arma a la cabeza de una persona es un asunto muy delicado. Otro punto que se tuvo que evaluar es el riesgo que corre la víctima.
“El peligro que vemos es que este hecho quede en la impunidad. Que de pronto digan que no hay elementos para la acusación, y los dejen libres, pese a que hay un video y testigos de la agresión”, dijo el legislador. Además, recalcó que había suficientes pruebas para ponerlos bajo arresto preventivo.
El problema, expresó Pallais, es que en Nicaragua hasta los mismos jueces y magistrados caminan con las turbas apedreando y destruyendo.
“Si los jueces hacen lo mismo que a los que están procesando, e incluso son sus compañeros, han andado juntos apedreando, es predecible que exista un sentimiento de protección a este tipo de comportamiento”, señaló Pallais.
Afirmó que lo que se verá en este juicio es toda una estructura para asegurar la impunidad de las fuerzas paramilitares, y de los grupos de choque del gobierno, donde caben los estudiantes miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, UNEN.

Justicia no corresponde al interés de la víctima
Marcos Carmona, Secretario Ejecutivo de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos, CPDH, lamentó que el Poder Judicial no corresponde a los intereses de las víctimas, y lo que en el país predomina es la impunidad.
“Lo que vemos es que estos estudiantes tienen un potencial para delinquir en el futuro, y es una pena que lleven este proceso fuera del sistema penitenciario. Asimismo, se manda una mala señal, pues los delincuentes creerán que pueden hacer cualquier fechoría, con la esperanza de que mañana por intereses políticos queden impunes.
Los entrevistados coincidieron que los estudiantes Alexander Castillo y Erwin Alvarado deben ser procesados, y darles un castigo ejemplar.