Nacional

Tristeza política y fiesta por comercio

* Southayr Belhassen, Presidenta de la FIDH, habla hasta de “posición esquizofrénica”

Resulta contradictorio que la Unión Europea, por un lado, amenaza a Nicaragua con suspender la cooperación que afectaría a la población nicaragüense, y por otro está impulsando la conclusión del Acuerdo de Asociación con Centroamérica, afirmó Southayr Belhassen, Presidenta de la Federación de Internacional Derechos Humanos (FIDH).
“En sus relaciones actuales con Nicaragua la Unión Europea tiene un especie de posición esquizofrénica”, destacó Belhassen, quien agrega que este acuerdo más bien debe ser una oportunidad para que la UE impulse un diálogo encaminado a mejorar la situación de los derechos humanos en la región. “Sería una oportunidad para la UE para presionar y alentar a una mejora en materia de democracia y Derechos Humanos”.
Efectivamente, para el próximo miércoles se espera la firma del Acuerdo de Asociación (AdA) entre la Unión Europea y Centroamérica. “Las partes ‘siguen negociando’ en la secretaría de Estado española de Comercio, indicó por su parte una fuente diplomática española”, informó la AFP.
En este aspecto, Southayr Belhassen declaró que de esto se desprende la percepción de que la UE tiene un doble discurso. “A pesar de sus declaraciones públicas, la UE tiende a decir que sus prioridades son el Estado de Derecho, la Democracia y los Derechos Humanos, pero vemos que hay una agenda paralela que al parecer no se puede cambiar y es la comercial”.
Sobre la crisis institucional y política interna, hizo ver la contradictoria política exterior de la UE, ya que “vemos que la UE no está siendo coherente, pues si su prioridad es el Estado de Derecho y la Democracia, entonces no debería seguir adelante con estas negociaciones comerciales, cuando aquí hay una gran polarización en contra de la población”.
Eric Sottas, Secretario General de la Organización Mundial contra la Tortura (OMTC), informó que en Managua se reunieron con la delegación de la Unión Europea. “Hemos hablado con la UE sobre el diálogo y las cuestiones de los derechos civiles y políticos”.

Corte Penal Internacional en el tapete
La gira de las organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos también trajo otra misión, promover la adhesión de Nicaragua al Estatuto de Roma, que crea la Corte Penal Internacional y que todavía no ha sido ratificada por tres países en Latinoamérica, entre los que están Nicaragua y El Salvador. Además, el tema de la Corte, también está incluido en el diálogo político en las negociaciones entre Centroamérica y la Unión Europea para la firma del Acuerdo de Asociación.
Según Sottas, ha habido una gran confusión en torno a este tratado ya que no tiene un efecto retroactivo, es decir que la misma verá sólo los casos de su jurisdicción cometidos a partir del día de la ratificación del Estatuto y no a los casos anteriores al mismo.
En el caso de Nicaragua esto es a propósito de una denuncia internacional que hay en contra del actual Presidente, por el denominado caso “Navidad Roja”, a principio de la década de los ochenta.
“No eso no entraría en la Corte Penal Internacional. En todo caso, si un tribunal de Nicaragua decide que sí hay elementos para investigar, como no hay crímenes imprescriptibles, sí sería posible”, señala, aclarando que el caso lo impulsaría el tribunal nacional y no la Corte.
“Si mañana lo ratifica significa concretamente que las autoridades, el Estado de Nicaragua siente que las situación del conflicto de los años ochenta, que fue tan sangriento, eso es del pasado y ratifica que eso no volverá a ocurrir. En otros términos es una confianza en su propia Constitución Política, que está estableciendo una situación que no va a permitir que ese tipo de situación se vuelva a repetir”, expuso.