Nacional

Matrimonio mantenía mujer nica en esclavitud


(Tomado de La Prensa Libre)

Un matrimonio podría enfrentar cargos por el delito de trata de personas, tras el allanamiento que realizó el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) con el objetivo de liberar a una joven de nacionalidad nicaragüense, quien permanecía como esclava doméstica.
La joven fue identificada con el apellido Centeno, de 22 años, y seis de estar como prisionera en una vivienda ubicada en Santo Domingo de Heredia.
La información fue confirmada por el director del OIJ, Jorge Rojas, quien en conferencia de prensa indicó que a través del Consulado de Nicaragua se les comunicó de la situación y se procedió a realizar la liberación de la víctima.
“Un tema muy complicado de una joven nicaragüense en condición de esclavitud, la cual fue traída de su país por un matrimonio nicaragüense, que la había sometido a trabajo sin pago y sin posibilidad de comunicación”, comentó Rojas.
La joven no podía salir de la vivienda, pues el matrimonio se lo impedía, además, pese a que trabajaba en labores domésticas, para las cuales fue traída de su país, nunca recibió un solo pago.

La denuncia
Durante esos seis años, aunque parezca difícil de creer, la joven se mantuvo aislada del mundo exterior y de sus familiares, sin embargo, fue gracias a la intervención de los vecinos que las autoridades se dieron cuenta de su situación. La mujer, ya cansada de permanecer entre cuatro paredes, comenzó a conversar con sus vecinos a través de las ventanas. Las personas entonces denunciaron el caso ante el Consulado, y éste, a su vez, pasó el informe al OIJ para que ellos investigaran la situación.
Por un momento se sospechó que la extranjera había sido objeto de abusos sexuales y constantes agresiones, sin embargo, eso se descartó una vez que la joven fue liberada.
El OIJ realizó el viernes pasado un allanamiento a la vivienda de los sospechosos, donde se ubicó a la mujer y de inmediato se puso en libertad, mientras se determina la situación jurídica de la pareja, la cual, presuntamente, cada vez que salía dejaba la casa bajo llave.
La mujer quedó a las órdenes del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) mientras las autoridades concluyen con la investigación.