Nacional

FMI cancela reunión

* “Bono solidario” le puso la tapa al pomo sobre preocupaciones del Fondo ante otras medidas del gobierno de Ortega * Anuncio lo hace Rosales, con “paños tibios” de Arce y con mención a Ley de Moratoria y a las normativas anunciadas sobre tarjetas de crédito * FMI no entendió explicación de un bono que da el Presidente, y que no pasa ni por Hacienda ni el Presupuesto, algo así como dos gobiernos del mismo Estado

Cristhian Marenco

El “bono solidario” anunciado el pasado viernes por el presidente Ortega fue la gota que derramó el vaso en relación con las políticas económicas impulsadas por el mandatario, ya que el Fondo Monetario Internacional, FMI, notificó la cancelación de la reunión de Directorio de este organismo, donde se discutiría la cuarta revisión del Programa de Servicio de Crédito Extendido.
Los bonos “y otras”
De acuerdo con un comunicado oficial del FMI, la reunión prevista inicialmente para hoy, 5 de mayo, ha sido pospuesta. “El personal técnico del FMI está trabajando de manera cercana con las autoridades económicas para evaluar el impacto en el programa de las medidas económicas recientemente anunciadas y otras asociadas con el programa”, cita el texto.
Según informó Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, hoy por la mañana se comunicarán vía telefónica con los representantes del FMI en Washington, para programar un encuentro donde discutirán elementos relacionados con la normativa de tarjetas de crédito y el reglamento sobre la Ley Especial para el Establecimiento de Condiciones Básicas y de Garantía para la Renegociación de Adeudos entre las Instituciones Microfinancieras y Deudores en Mora, conocida como Ley de Moratoria. Estos dos temas son también de gran preocupación para el FMI.

El gobierno paralelo
“El gobierno siempre ha estado informado de las decisiones que el equipo negociador lleva con el FMI, vamos a visitar la sede del fondo, especialmente un equipo del Ministerio de Hacienda, para dejar claro que Hacienda misma no se va a involucrar en la distribución de ese bono, por no ser recursos del Estado. Hay que preguntarles eso a los encargados, pero no es el gobierno, ni puede ser el gobierno porque no es un recurso gubernamental”, destacó Rosales.
El funcionario explicó que el BCN, como responsable del registro de la deuda externa, reconoce que éstos son fondos de la Alternativa Bolivariana para Las Américas, ALBA, vinculados a la cooperación venezolana, por lo que no forman parte del registro de la deuda externa nicaragüense.
De igual forma, señaló que no va a hacerse uso de las estructuras del Estado para la distribución de este bono, ya que no son recursos que forman parte del presupuesto.

Albanisa debe entregar los bonos
“Los fondos salen de Albanisa, pero el gobierno no se puede involucrar en la distribución de los recursos. La empresa que ha decidido la entrega de ese bono, debe realizarla por sus propios medios, no por los canales estatales. Reitero que son recursos privados, y esa empresa debe hacerse cargo de la distribución adecuada de los mismos”, sostuvo.

Los “paños tibios” de Arce
Por su parte, Bayardo Arce, asesor económico presidencial, refirió que la cancelación de esta importante cita responde a retrasos en el cumplimiento por parte del gobierno de Nicaragua en la aplicación o aclaración de algunas medidas económicas impulsadas en los últimos meses.
“No vamos a ir al Directorio porque hay dos temas que nos hemos retrasado, por un lado, ellos quieren ver cómo vamos a administrar el asunto de la Ley de Reestructuración de Adeudos, a su vez, como está la presión sobre la Ley de Tarjetas de Crédito y la normativa de la Superintendencia de Bancos, entonces ellos quieren tener claro ese panorama”, detalló.
También agregó que “está el asunto del bono y ver qué impacto va a tener en la economía”.
Aunque el presidente del BCN se encargó de dejar claro que las instituciones del Estado no pueden ser utilizadas para la distribución del bono, Arce expresó que “sí se pueden ocupar, lo que no se puede utilizar son las líneas presupuestarias, porque éste no es un fondo que sale del Presupuesto”.

Lo que está en juego
Con la cancelación de esta reunión, se retrasa la posible aprobación de la cuarta revisión del Programa de Servicio de Crédito Extendido, de la que depende el desembolso de unos 18 millones de dólares programados para este mes de mayo. Después de esta revisión, restarían 18 millones de dólares correspondientes a la quinta y última revisión, prevista a realizarse entre julio y agosto de este año.
El Gobierno de Nicaragua ha manifestado su interés de extender por un año más este programa, vigente desde 2007, pero las últimas políticas económicas impulsadas por Ortega ponen en riesgo la continuidad del mismo.