Nacional

Federados trabajan plan para un taxi seguro


Representantes de la Federación y Movimiento de Taxistas de Nicaragua afirmaron que el Instituto Regulador del Transporte Municipal de cada departamento del país y la Policía deben ejercer mayores controles en los conductores de taxis, luego que se conoció que David Barrera Herrera es acusado por varias pasajeras por el delito de violación en Masaya.
Según relatos de las víctimas, Barrera les decía a las mujeres adultas que él era naturista y sobador, y que les podía dar una medicina, pero a las niñas y a las adolescentes les aseguraba que las podía llevar a una escuela de modelaje, por lo que presuntamente con este cuento terminaba violándolas.
Reynaldo Bermúdez, tesorero de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis, Fenicootaxi, consideró que uno de los problemas es que hay pocos controles hacia el actuar de taxistas particulares. “Lo que pasa es que a veces los inspectores que regulan el transporte, como en Managua, se fijan solamente si andás el carné de operación vigente, pero no se van por el carné de identificación personal que debiera andar cada persona”, aseveró.
Alan Vargas, presidente del Movimiento Nacional de Taxis, MNT, dijo que hay vacíos en el control que ejerce el Irtramma a los taxistas individuales, por lo que en esta organización ya algunos conductores han instalado el Sistema Global de Localización para brindar mayor seguridad a pasajeros y obreros del volante. Recordó que el proyecto de ubicar cámaras de vigilancia en los carros no fue posible debido al costo del mismo.

Proyecto novedoso
Vargas adelantó a EL NUEVO DIARIO que en el marco del “Plan Taxi Seguro” mantienen negociaciones con empresas de telefonía celular y con la Policía, con el fin de que el usuario del transporte selectivo pueda enviar un mensaje de texto desde su celular a un número, y que éste pueda obtener información sobre el estado legal del vehículo en que se transporta.
Aseguró que cuentan con una base de datos que les permite valorar los antecedentes del aspirante a cadete. Para garantizar la seguridad de los pasajeros, piden a los conductores el record de policía y al menos dos cartas de recomendación, las cuales son comprobadas por los directivos.
Bermúdez dijo que en la cooperativa de taxis a la que pertenece existen controles sobre los cadetes y taxistas que van a operar el vehículo. Piden a los solicitantes del empleo, record de Policía y garantías económicas en caso de que no den un buen servicio. Señaló que si un miembro de esta organización comete un abuso contra una pasajera, éste es suspendido de sus funciones y no se le vuelve a contratar.