Nacional

Lo mató atrozmente por “invitación gay”


Ernesto García

CUAPA, CHONTALES

Una indecorosa propuesta de tener relaciones homosexuales es el supuesto móvil del asesinato atroz que perpetró Octavio José Meneses Suárez, de 18 años, contra su compañero de colegio y vecino, Jessner José Martínez Urbina, de 16.
La causa que motivó el crimen que tiene conmovidos a los habitantes de Cuapa, municipio de Chontales, fue confirmada por el comisionado Julio César Urbina, jefe de Auxilio Judicial de la Policía en Chontales.
“Lo que refiere el autor” --Octavio José Meneses—“es que la noche del viernes 23 de abril discutió con la hoy víctima, porque le propuso que tuvieran relaciones sexuales, y como él se negó, Martínez le dijo que lo mataría. Entonces Meneses tomó un cuchillo y se lo clavó dos veces en el tórax”, narró el jefe policial.
El presunto asesino relató a las autoridades que luego de matar a Martínez, quien era su vecino en la comarca El Silencio, jurisdicción de Cuapa, y con quien estudiaba en el Colegio “Juan Bautista”, de ese municipio chontaleño, lo envolvió en una sábana blanca.
Una vez envuelto el cadáver, Meneses procedió a hacer una sepultura de apenas medio metro de profundidad, en el cuarto de la casa donde dejó semienterrada a la víctima, revelan las investigaciones hechas por la Policía.
El crimen tuvo como escenario la casa donde el autor sólo llegaba a dormir los viernes para asistir a clase los sábados, al mismo colegio adónde iba la víctima, que cursaba el tercer año de secundaria.
Al amanecer del sábado, Meneses cerró la casa y se dirigió al colegio, y una vez concluida la jornada escolar se marchó a su hogar en la comarca El Silencio, dejando sepultado el cuerpo de Martínez.

Hasta el jueves descubren cadáver
El asesinato fue descubierto la tarde del jueves, cuando la Policía y los vecinos entraron a la casa y observaron que había tierra removida, y que un mal olor salía de la pequeña vivienda de madera.
El cuerpo en estado de descomposición de la víctima estaba boca arriba y sin camisa, mientras su mochila escolar fue encontrada en el fondo de una letrina, confirmó José Armengol Suárez Martínez, padre de crianza del asesinado.
María Elena Amador, madre de crianza del estudiante asesinado, explicó que desde la noche del sábado 24 de abril, cuando no llegó su hijo como siempre lo hacía, comenzaron a llamarlo al teléfono celular, pero sólo repicaba. El aparato telefónico le fue encontrado a Martínez en una bolsa del pantalón.
“Mi hijo soñaba con ser abogado, pero me lo mataron por envidia”, aseguró Amador, quien exige que el autor del horrendo crimen sea castigado con todo el peso de la ley.
Mientras Jessner José Martínez recibía ayer cristiana sepultura en el cementerio de Cuapa, su victimario fue trasladado al cuartel policial de Juigalpa, Chontales, y hoy será acusado en los tribunales por asesinato.