Nacional

“Corruptos no se acaban de un día para otro”


Edwin Sánchez

El pastor Omar Duarte, líder de una congregación que aglutina a más de 20 mil nicaragüenses en Managua y a otros tantos en varias regiones del país, afirma que a la Iglesia Evangélica no sólo predica la salvación personal de las almas, sino que también va de frente contra “la cultura de corrupción”.
Interrogado por los pocos resultados en materia de transparencia en la gestión gubernamental actual y pasada, tras las masivas campañas evangelísticas, cruzadas, “movimientos proféticos” y radios protestantes que hay en el país, Duarte justificó que esa “cultura de los corruptos”, no se cambia de un día para otro.
“Acuérdese de que la gente que está en posición de poder y control en el Estado es minoría. La gran mayoría es la gente trabajadora, la gente menos favorecida”, indicó el líder evangélico. “El Evangelio va dirigido a todos esos sectores y también se van convirtiendo, pero aquí pasa como Nicodemo, que lo hacen en silencio. Sucede que cuando hay personas en posición de riqueza y de poder, aunque oigan la palabra de Dios, no la practican, como el rico y Lázaro. El rico no tenía tiempo para Dios. El mendigo sí, pero al final del camino, el que no tenía tiempo para Dios en la tierra termina en el infierno”.
Los ríos de agua viva del Evangelio corren, en prédicas y cruzadas, pero a la orilla van quedando esas suciedades de gente en el poder, que hacen que el país no progrese y casi el 60% de la población viva con menos de dos dólares al día. ¿Qué ocurre?, insistimos.
La Iglesia es nueva, mientras aquí hemos tenido una tradicional cultura de corrupción de años y años y gobiernos. No esperemos que vayamos a cambiar de la noche a la mañana, eso tiene que ir poco a poco, pero es irreversible. No hay que perder la esperanza, porque la palabra de Dios nunca vuelve vacía. Dice la Biblia en Salmo 126: “que los que siembran con lágrimas con regocijo segarán”.

Al Estadio Nacional
La Iglesia Ríos de Agua Viva cumple siete años de fundada. El viernes 30, desde las 8 de la noche hasta las 5 de la mañana del primero de mayo, en el Estadio Nacional celebrarán, además, los 17 años de que Radio Maranatha haya salido al aire. Predicará el reverendo José Luis Soto, y entonarán cantos los salmistas Lily Goodman, de Dominicana, y Abel Zavala, de México.
Ubicados al noreste del Mercado “Iván Montenegro”, la Alcaldía de Managua, bajo la administración de Nicho Marenco, abrió la Avenida Ríos de Agua Viva, lo que para algunos significó una suerte de compromiso político.
“Lo que pasa es que a veces la gente quiere robarle la gloria a Dios, pero fue una bendición. Estábamos en un sitio donde secuestraban, consumían drogas y ni la Policía entraba. Todo cambió cuando llegamos, porque cuando llega a un lugar una iglesia que proclama el señorío de Jesús, todo se transforma. Hasta la pandilla de ‘Los Infernales’ se desarticuló; ahora hay luz, eléctrica y espiritual, hay internet, teléfono, aguas negras. Lo que hizo la municipalidad fue dar el toque final”.

“El mismo Dios de EU es el de Nicaragua”
El pastor Omar Duarte aseguró que su Iglesia cambió el paradigma de depender de las ayudas del exterior, especialmente de los Estados Unidos. Él lo explica: “Dios nos ha enseñado que nuestro socorro no viene del norte ni del sur, nuestro socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la Tierra. Cambiamos el pensamiento de que para hacer los templos hay que esperar que venga alguien de afuera, y damos gracias a Dios por esa gente que ayuda, pero el mismo Dios de Europa o Japón, es el Dios que está con nosotros en Nicaragua, y Dios quiere bendecir a los nicaragüenses que siembran. Y en estos siete años no hemos recibido nunca, de ningún país, ni un centavo partido por la mitad”.