Nacional

ALBA, misterio hasta para BCN

* Economista Acevedo recuerda que entre rubros beneficiados por Caracas está Hambre Cero, con una muy pobre ejecución en 2009 * Breves líneas para millonarias partidas a un “sector privado” no identificado * Contrario a Cuenta Reto del Milenio y la Cooperación Europea, presentados con informes pormenorizados, dinero venezolano es el enigma del siglo

La cooperación venezolana a Nicaragua continúa consolidándose, y según información del Banco Central, la misma ha llenado el vacío dejado por la ayuda extranjera tradicional y la inversión internacional. Sin embargo, en 2009, la misma registró una disminución de 18 millones de dólares, de acuerdo con el último informe de la cooperación extranjera correspondiente a 2009, publicado ayer por dicha institución.
No obstante, la cooperación continúa mostrando una enorme discrecionalidad con el manejo de los fondos, ya que mientras la Cuenta Reto del Milenio y la Cooperación Europea presentan un informe detallado sobre el manejo de las mismas, los datos sobre el manejo de los fondos ALBA continúan siendo un misterio.
“En 2009, la cooperación petrolera de la República Bolivariana de Venezuela, orientada como sabemos ‘al sector privado’, ascendió a 236 millones de dólares, aunque el 50 por ciento del valor del suministro de petróleo por parte de Venezuela equivale a 271.8 millones de dólares, quizás el Gobierno pueda explicarnos la diferencia”, destaca el economista Adolfo Acevedo.
De acuerdo con el economista, de los 236 millones de dólares, 119 millones “correspondieron a la parte que es asumida como crédito por el país, y que es manejada por la empresa privada ALBA-Caruna (catalogada dentro de los "préstamos bilaterales” al sector privado), y 117 millones de dólares corresponden a la parte que asume la forma de donación administrada por el "Fondo ALBA" (catalogada dentro de las donaciones multilaterales al sector privado)”.

Breves líneas para millonarias partidas
El informe de la cooperación externa detalla los proyectos ejecutados por la cooperación internacional, con los debidos montos, sin embargo, la cooperación venezolana no está registrada y se mencionan rasgos generales sobre la utilización de casi 200 millones de dólares en donaciones y préstamos para el sector privado nicaragüense.
En total, en 2009 el país recibió 1,094.4 millones de dólares en concepto de cooperación oficial externa. De ellos, 589.4 millones de dólares fueron para el sector público y 504.9 millones para el sector privado.
El sector privado recibió de fuentes oficiales en calidad de donaciones un total de 238.1 millones de dólares en 2009, lo cual representó una disminución de 19.2 millones respecto al mismo período del año anterior.
“En este contexto, es importante destacar la cooperación recibida de Venezuela, tanto en el marco bilateral como multilateral, la cual representó un poco más del 72 por ciento de las donaciones totales”, afirma el economista, tomando como base de análisis el informe del BCN.

Unas líneas vagas
Pero en el caso de las donaciones multilaterales "al sector privado", asociadas a la cooperación petrolera de Venezuela, correspondientes al 25 por ciento del valor del suministro de petróleo venezolano que es financiada por un crédito concesional, pero que es asumido por la estatal Petróleos de Venezuela S.A., Pdvsa, y que es canalizado a través del Fondo ALBA, no existe el mínimo detalle, afirma Acevedo.
“En vez de existir el mismo listado detallado que en el caso de la Unión Europea, sólo se incluye un item vago y global, que dice que este monto apoya proyectos sociales varios", agrega.
Por otro lado, según el informe del BCN, la Inversión Extranjera Directa en 2009, vinculada a la cooperación petrolera de Venezuela, ascendió a 147 millones de dólares, superior al año anterior, cuando ingresaron 131 millones en ese concepto. Y que refleja un acelerado crecimiento con respecto a 2007, cuando la IED de Venezuela generó 46 millones.
Según el Banco Central, estas inversiones estuvieron dirigidas principalmente al sector energético. “En lo que se refiere a inversión extranjera directa, la cooperación oficial de Venezuela alcanzó 147 millones de dólares en el año, de los cuales el principal componente fue la inversión de 143 millones en apoyo a la estrategia de seguridad energética de Nicaragua, materializada con la entrada de operación de dos plantas termoeléctricas con una capacidad de 60 megawatts (MW), y otra planta prevista para el primer semestre de 2010 (40 MW)”.

El asunto Hambre Cero
Pero llama la atención, según el economista, que entre los rubros beneficiados por la cooperación venezolana está el programa Hambre Cero, el cual el año pasado tuvo una subejecución de 49 por ciento, impulsada sólo por el recorte del presupuesto, cuando se lo redujeron en casi 150 millones de córdobas.
No obstante, por tratarse de un programa de gobierno, “esta fuente de financiamiento de dicho Programa (la cooperación petrolera venezolana) no aparece registrada en el Presupuesto de la institución que lo implementa, en el marco del Presupuesto General de la República”.
Esto constituye una manifiesta violación a la Ley de Administración Financiera y Régimen Presupuestario, “que ordena con total claridad registrar todo egreso a ser efectuado por cualquier organismo o entidad regida por esta Ley, así como todas las fuentes de financiamiento de dichos egresos”.

Muy pobre ejecución
Pero, además, el informe de la cooperación venezolana destaca que al Programa Hambre Cero se le otorgó un presupuesto de 69 millones de córdobas el año pasado en gastos de capital, de los cuales apenas ejecutó 34 millones. Sin embargo, el informe de la cooperación destaca que a este programa se le asignaron 16.7 millones de dólares, es decir 134 millones de córdobas, que es el monto que se le retiró con la última reforma presupuestaria de octubre del año pasado, cuando este programa llevaba una ejecución muy pobre, menor al 10 por ciento.