Nacional

Pocos nicas serán afectados por la ley de Arizona


Rafael Lara

Ante la implementación de la ley antiinmigrante en el estado de Arizona, Estados Unidos, el Cónsul General de Nicaragua en Miami, Luis Alberto Martínez Noguera, afirmó que muy pocos nicaragüenses podrían salir afectados, y que difícilmente esa iniciativa podría ser imitada por estados como California y la Florida, donde habita la mayor cantidad de connacionales.
“No creo que en estados como California y la Florida sigan con el ejemplo de Arizona. Recordemos que están llenos de inmigrantes, incluso los senadores son descendientes de inmigrantes, pero de lo malo se debe sacar lo bueno, y este campanazo puede servir para unir a los inmigrantes a una lucha verdadera por los derechos humanos”, expresó el diplomático.
Según el cónsul Martínez, reformas que beneficiarían a la población inmigrante fueron parte de las promesas de campaña del presidente Barack Obama, sin embargo, se debe recordar que los Demócratas han querido llevarlas a cabo, pero los Republicanos no aceptan el triunfo de alguien de color e inmigrante en la silla presidencial.
Por tal razón, el cónsul considera que nos encontramos con resistencia a las reformas en salud en Estados Unidos, y ahora, estados conservadores como Arizona, quieren dar un paso adelante para poner en una encrucijada al presidente Obama.
“Independientemente de eso, la lucha tiene que ser de los inmigrantes y no de Obama. Esto lo digo dada la experiencia que tuvimos los nicaragüenses y latinos en 1997, cuando después de nueve meses, logramos que se concediera la Ley Nacara, con la que se beneficiaron más de 130 mil nicas, además de salvadoreños y hondureños”, apuntó.

Gobiernos deberían preocuparse más
Por su parte, José Luis Rocha, del Servicio Jesuita para Migrantes, de la UCA, no desestima la lucha de los migrantes en Estados Unidos, pero también el gobierno podría ser más beligerante en la protección de sus conciudadanos en el extranjero. “Tal situación no es de este gobierno, ninguno antes se ha preocupado lo suficiente”.
También dijo que “si las remesas fueran cortadas, nuestra economía podría colapsar”.
Para Denis Darce, miembro de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, hay preocupación, porque la ley refleja serias violaciones de derechos humanos, lo cual trasciende las posiciones oficiales y va más allá.
“Como defensores de derechos humanos no podemos estar de acuerdo. En Estados Unidos varias leyes antiinmigrantes que han tratado de aplicarse no han prosperado, pero el solo hecho de que un Estado lo haga, ya es preocupante”, dijo Darce.