Nacional

“Estaban en aguas nicas en faenas de pesca ilegal”

* Cuerpo armado niega maltratos, secuestros o amenazas a piratas sudamericanos y hondureños

José Adán Silva

El Ejército de Nicaragua negó el secuestro en aguas internacionales de un barco de bandera colombiana, y reiteró que la Fuerza Naval capturó la embarcación en faena de pesca ilegal en profundidad del territorio marítimo nicaragüense.
De acuerdo con el coronel Juan Ramón Morales, vocero del cuerpo castrense, nunca ha habido un secuestro de pescadores y medios extranjeros por parte de la Fuerza Naval de Nicaragua, sino capturas cotidianas realizadas en patrullajes dentro del territorio marítimo del país.
Tripulantes del barco pesquero Laura Anny, de Colombia, denunciaron ante autoridades de su país que fueron “asaltados” en aguas colombianas y llevados en condición de secuestro, bajo amenazas de armas de fuego, a territorio nicaragüense.
“Llegaron unos tipos en lanchas rápidas, sin emblemas de nada; nos apagaron el GPS y me obligaron a mover el barco hasta Nicaragua”, relató desde este país uno de los tripulantes al diario El Tiempo, de Bogotá.

“No secuestramos a nadie”
El coronel Morales rechazó la acusación. “Nosotros no secuestramos a nadie, ni invadimos territorio extranjero. Actuamos en nuestro territorio con funciones de patrullaje y salvaguarda de las riquezas marinas de la nación. La nave colombiana estaba operando ilegalmente en aguas nacionales y nosotros actuamos de acuerdo con nuestras funciones”, recalcó el vocero militar.
“Somos respetuosos de las normas internacionales, de los derechos humanos y de la integridad de todos inmigrantes ilegales. Al detener a la tripulación en aguas nacionales, procedimos a su revisión médica, a levantar el acta de identificación para notificarle a las autoridades de Migración y Extranjería, y que éstas se encargaran de establecer las comunicaciones con las familias y autoridades del país correspondiente”, agregó el coronel Morales.
El jefe militar dijo que los tripulantes colombianos todavía se encuentran a disposición de la oficina de Migración y Extranjería de Bluefields, en la Región Autónoma del Atlántico Sur, y que posiblemente hoy o mañana sean trasladados a Managua, “pero eso es potestad de otras autoridades, nosotros sólo cumplimos con la labor de captura en aguas nacionales, y los remitimos a otras dependencias que deben ver la situación del estatus migratorio de los tripulantes”, dijo.
Por la captura, Colombia emitió una nota de protesta donde “exige a Nicaragua la inmediata e incondicional libertad de los tripulantes, la devolución en condiciones de seguridad de la embarcación con sus equipos y aparejos, y el producto mismo de la pesca”.
El Ejército informó que el producto de la pesca fue requisado y entregado en custodia al Instituto Nicaragüense de la Pesca, Inpesca, mientras que las embarcaciones (dos pangas y un barco de pesca industrial) se hallan bajo resguardo de la Fuerza Naval.
Las naves fueron interceptadas el 22 de abril a unas 130 millas al noroeste de Cabo Gracias a Dios, en aguas jurisdiccionales del Caribe, repletas de pescados y de caracoles, informó el jefe de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, capitán de navío Róger González.