Nacional

¡Policía! ¡Ahí va el taxista violador! ¿Y?

* Joven narra terribles momentos en manos de un conductor que ya había abusado sexualmente de niñas y de adultas * Por increíble que parezca, las autoridades fueron a la fuerza a capturarlo, ante la presión de las mujeres organizadas * Ni alcaldía ni oficina de Tránsito se hacen responsables de permisos de operación y placas de taxis. “Sólo aceptan los pagos”, acusan

Rafael Lara

Salió de su casa rumbo a su centro de trabajo a eso de las 1:30 del medio día, y detuvo a un taxi cuyo chofer transformó la carrera en una pesadilla de abuso sexual, algo que, según la afectada, no hubiera ocurrido, si la Policía de Masaya fuera más beligerante, pues el tipo estaba circulado desde el viernes por otro abuso sexual, pero transitaba libremente por las calles de la ciudad.
El caso ocurrió en Masaya y fue la base para la captura de un depredador sexual, contra quien al menos ayer martes se levantaron cuatro denuncias por violaciones y abusos contra niñas, a las que se suman dos acusaciones más de mujeres adultas.
Una de estas denuncias es la de una joven de 34 años, quien a pesar de tener una dolencia en el pie, asegura que iba muy animada a su centro laboral. Así abordó el vehículo KIA placa MY 0122, conducido por Róger David Barrera Herrera, de 26 años, y para mayor comodidad de su malestar se sentó en el asiento frontal. Ahí Barrera le aseguró que era sobador, y comenzó a tocarle la pierna, diciéndole que él hacía todo el tiempo esto, por lo que no tuviera desconfianza. Así comenzó el abuso.
Los detalles de la dura narración de la joven están de más, lo cierto es que el dolor, la frustración y el sentimiento de incapacidad para detener al degenerado se dibujaban en su rostro. Entre sollozos, la afectada intentó describir el terrible drama vivido en el que ella en todo momento se negó a las pretensiones del agresor, quien terminó por penetrarla con sus dedos.
Según declara la víctima, Barrera la soltó, y en estado de shock la fue a dejar cerca de la dirección de su centro de trabajo, pero para entonces ya tenía el número de la placa del taxi.

A la fuerza lo fueron a detener
Acompañada por el Colectivo de Mujeres de Masaya y bajo su insistencia por hacer algo, interpusieron la denuncia, y a eso de las 6 de la tarde el violador fue detenido, gracias a que la defensoras de los derechos de las mujeres pusieron a la disposición un vehículo y fueron con los investigadores a recorrer Nindirí, donde vive el propietario del vehículo, quien aseguraba que su cadete no podía haber cometido la violación.
Identificado, en su expediente rolan dos denuncias por violación y una condena de ocho meses en el sistema penitenciario. A esto se suma la denuncia por una violación cometida el viernes, y ya circulado Róger David Barrera Herrera seguía en libertad por la falta de acción de la Policía de Masaya, auque también era investigado por trata de personas
Clemen Altamirano, en representación del Colectivo de Mujeres de Masaya, indicó que todo hace indicar que el acusado es un depredador sexual, pues en los anteriores casos coincide la utilización del taxi para cometer sus delitos sexuales, la persuasión y la amenaza, lo que describe un modo común de acción.
Indicó que los taxistas violadores en Masaya son una plaga, sin que la municipalidad ni la oficina de Tránsito se hagan responsables por la vigilancia de aquellas personas a quienes permiten los permisos de operación y las placas. “Sólo aceptan los pagos. No les importa el record delictivo del conductor. Mientras tanto, los colegios son los lugares que los taxistas violadores frecuentan y hay muchos casos de éstos”.
Fátima Millón, como parte de la Red de Mujeres contra la Violencia, expresó que se comunicaron con la fiscal Odette Leytón, Directora de Unidad de Género del Ministerio Público, quien dijo que pondrán atención especial en el caso, considerando las denuncias y los antecedentes del acusado.