Nacional

Le doblaron el brazo o pezuña del pacto, opina el Cenidh

* Centeno Gómez dice que es para detener usurpación de la PGR * Legalidad sobre las usurpaciones señaladas de los ex magistrados ya no es su problema

Rafael Lara

Argumentando evitar el deterioro de la institucionalidad y que la Procuraduría General de la República, PGR, los despoje de sus funciones, el Ministerio Público, MP, decidió retomar su presencia en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, aunque continúan usurpando cargos los ex magistrados orteguistas Rafael Solís y Armengol Cuadra.
En declaraciones a medios de comunicación, el fiscal general, Julio Centeno Gómez, quien hace una semana decidió no enviar a sus fiscales para no avalar las sesiones que involucraran a los ex magistrados que caprichosamente siguen en sus puestos, ahora cambió de parecer, después que el procurador general Hernán Estrada aseguró que enviaría a sus procuradores para ejercer las funciones de los fiscales, lo cual no les compete. “No queremos que la PGR usurpe funciones del Ministerio Público, por lo tanto, enviamos a nuestros fiscales”, alegó Gómez, asegurando que le tenía sin cuidado la interpretación que a esto se le pudiera dar.

Asunto es con la PGR
En un comunicado del MP, al recibir en fecha veinte de abril del año en curso, respuesta negativa de la Sala Penal de la CSJ a la petición de reprogramación de audiencias en las causas que se ventilan en dicha sala, “ha decidido retomar la presencia de sus fiscales en todas las audiencias de los tribunales de la República donde lo señale la ley, especialmente ante la Sala Penal de la CSJ, donde se dio el hecho lamentable de la PGR, al suplantar a los fiscales del MP en audiencias de exclusiva competencia del MP, lo cual ha violentado el principio de estricta legalidad establecido en el artículo 183 de la Constitución Política, las leyes orgánicas de las respectivas instituciones y la Ley” 406.
Además, menciona que la medida fue tomada “para evitar el deterioro de la institucionalidad nacional y la ilegalidad en que puedan incurrir algunas instituciones de Derecho Público al pretender de nuevo suplantar o interferir en las funciones propias de otras instituciones del Estado”.
Ante esto, Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, considera que sólo valorarían correcto el regreso de los fiscales si no estuvieran los ex magistrados Solís y Cuadra, por lo cual actualmente están legitimando algo que por la Constitución y la ley no debería estar pasando.
“De hacerlo, estarían avalando una acción que es inconstitucional, porque hablaríamos de audiencia conformadas ilegalmente, pues los señores mencionados ya no son magistrados pues a la ‘brava’ están llegando a la CSJ”.
Para Carrión, esto podría ser una señal de que las aguas vuelven a su estado “normal”, es decir, que estaríamos frente a otro amarre entre los partidos mayoritarios.
“Éstas son señales próximas a entendimientos de quienes dominan los órganos del Estado, regresando al bochorno del control del país en manos de las fuerzas políticas que tienen a Nicaragua en las puertas del fracaso, donde no se funciona basados en la Constitución y las leyes, sino de acuerdo con la voluntad de intereses particulares”, dijo Carrión.