Nacional

Pueblos remotos en la era digital

* San Pedro de Lóvago, El Ayote y Boaco entre los poblados que entraron a las nuevas tecnologías de la información * Ahora envían informes a diferentes instituciones del país vía correo electrónico, ahorran costos y mejora el acceso a los servicios para la población

San Pedro de Lóvago es un pequeño municipio del departamento de Chontales, al que se puede llegar siguiendo el mouse a través del portal que tienen en internet. Allí hay una información detallada del poblado en general, de la administración de gobierno local y de la disponibilidad de servicios básicos.
Como este municipio, muchos a nivel nacional han logrado conectarse con el mundo, y colocándose en ese inmenso exhibidor que es internet.
Uno de ellos es El Ayote, ubicado en la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS. Éste es uno de los municipios más jóvenes del país, creado en 2000. Antes era un asentamiento de desmovilizados de la Resistencia Nicaragüense, después del triunfo de la Unión Nacional Opositora, UNO.
Ahora esa alcaldía está entrando en la era digital, y lejos quedó ese poblado que asomaba después de la guerra de los ochenta, para convertirse en paso obligado para la producción nacional. Su portal ofrece diversas oportunidades, en una región que antes de entrar a la web era considerada de las más aisladas del país.
Apoyados por Finlandia
Muchas de estas alcaldías han logrado darse a conocer y presentar el potencial que como municipio ofrecen, gracias al programa de Tecnologías de Información y Comunicación, TIC, financiado por la Cooperación Internacional de Finlandia.
El programa surge a partir de la necesidad de aplicar estas tecnologías al quehacer de los municipios del país, escogiéndose para ello poblaciones de Boaco, Chontales y la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, según explicó Carlos Becerra, Director de Programas de la Cooperación de Finlandia.
“En términos generales, la cooperación internacional está convencida que uno de los ejes del desarrollo es el impulso de las tecnologías de información, particularmente Finlandia, que está financiando uno de los programas más sostenibles del país”, explicó Becerra, quien agregó que el proyecto incluye una inversión de 5 millones de euros (siete millones de dólares).
Impulso a las alcaldías
Los resultados han sido claros, aunque todavía falta mucho por hacer, destacó Addy Francisco Ampié, de Telcor, quien sostiene que en Tecnología de Información y Comunicación, TIC, es difícil medir los impactos, ya que no hay metodologías para ello.
“Para medir el impacto de la construcción de una carretera o de un hospital hay cantidad de metodologías disponibles, pero en el caso de las TIC no”, señaló. Por ejemplo, no basta con decir que se instalaron 104 telecentros en las alcaldías beneficiadas con el programa, ya que están allí, lo mismo que las computadoras.
Lo importante es que la población sepa utilizarlas y le saque provecho para su propio desarrollo, aseguró.
“Ese es un tema que estamos trabajando, y tratamos de establecer una metodología y establecer sinergias con otras organizaciones para lograr una metodología, que dicho sea de paso nosotros la estamos concibiendo para que sea aplicable a nivel centroamericano”, afirma.
Reducción de costos
Por su parte, Melvin Báez, Alcalde de San Pedro de Lóvago, Chontales, destacó el impulso que le ha dado la tecnología al quehacer de la municipalidad, el cual se ha expresado en una reducción de costos.
Como ejemplo señaló que antes los informes se enviaban impresos al Ministerio de Hacienda en Managua, lo cual representaba gastos en transporte e impresión. Ahora se envían por correo electrónico.
En el caso de San José de los Remates, departamento de Boaco, la tecnología ha contribuido a mejorar el acceso de los servicios internos de la población, señaló Marta Sarria, alcaldesa de ese municipio.
“Te mejora los controles administrativos, pero queremos hacer un esfuerzo serio para ver cómo se puede mejorar a los pobladores los servicios. Estamos implementando capacitación en el uso de computadora a los estudiantes de secundaria”, expresó.
Otro de los municipios que ha visto el cambio a partir de la implementación de la tecnología es Boaco, que desde hace un año está fortaleciendo la parte de las entradas y salidas de cajas, organizando la parte de fierros (para ganado), con mejoramientos no sólo en la calidad, sino también el tiempo que tarda en la atención, eso da la oportunidad de tener más controles y evitar usos inadecuados de los recursos.