Nacional

Tornado arrancó casas en San Benito


El día llegaba a su fin cuando los habitantes de las comunidades El Paraíso y “Marvin Salazar”, cerca del empalme de San Benito, tuvieron que refugiarse en sus viviendas atemorizados por una fuerte lluvia y un intenso viento, lo que apenas anunciaba lo peor. Segundos después quedaron a la intemperie, víctimas de un tornado que arrasó con gran parte de las un mil 500 casitas de plástico, zinc y cartón.
Láminas de zinc por doquier, alambres del tendido eléctrico y telefónicos sobre la vía, postes partidos, cercas tumbadas y familias enteras invadidas por la desesperación de verse literalmente en la calle, era parte del panorama que apenas se percibía en el lugar en medio de la oscurana.
Llorando, doña Sara López narró que al momento del tornado sus siete hijos y sus dos nietecitos estaban solos, y que la desesperación los invadió al ver que todo volaba a su alrededor.
“A mis muchachitos casi me les cae la casa encima, pero gracias a Dios no me los mató ese viento, pero quedamos en la calle por completo. Con mucho sacrificio había levantado esa casita y ahora quedamos sin nada, y así quedaron todos los vecinos”, dijo la angustiada señora.
La zona afectada está ubicada entre en los kilómetros 36 y 38 de la Carretera Panamericana Norte, en donde existen pequeños caminos de tierra que conducen a las comunidades. En la estrecha vía fangosa, la historia y el panorama se repetía, y el temor de que el fenómeno se presentara de nuevo hizo que muchos se trasladaran a lugares seguros junto a lo poco que les quedó. Otros se refugiaron en las iglesias.

Pocos heridos
Los habitantes aseguran que hubo varios heridos que fueron trasladados de inmediato a centros asistenciales, con ayuda de conductores de vehículos particulares que circulaban por la zona, no obstante, las entidades de socorro sólo reportaban tres casos relevantes.
“Hemos atendido a tres personas, una con herida en el antebrazo, otra con lesión en la región frontal y una muchacha que presenta trauma en el hombro izquierdo, pero se estabilizó y decidimos dejarla en la vivienda porque no hay acceso en vehículo hasta esa zona”, confirmó el teniente Carlos Meza, de la Dirección General de Bomberos.
Asimismo, se reportó la atención de una embarazada que presentaba dolores de parto y que estaba ubicada en uno de los refugios.

Saqueo
Mientras muchos lamentaban la situación, otros se aprovechaban de la tragedia para saquear lo que quedó en las casitas o lo que estaba a la intemperie, por lo que la Policía Nacional tuvo que desplegarse en la zona para evitar los actos vandálicos.