Nacional

Fallece Bosco Parrales y deja un enorme legado

* Publicista de vocación, talentoso desde muy joven, fue un gran innovador de la publicidad en Nicaragua

Amparo Aguilera

Unos hablan de él como un publicista “luchador” que le sacó “brillo” a la industria a nivel local. Otros coinciden en que sus méritos transcendieron al sector, pues no sólo fue un “apasionado” por el oficio que ejercía, también fue un “hombre ético y un buen consejero”.
Los más allegados lo recuerdan como una persona “afectuosa, jocosa, divertida y amante de la vida”. Lo cierto es que el jinotepino Bosco Parrales Sanabria dejó huella por donde pasó.
Parrales, de 68 años, falleció la noche del sábado recién pasado por complicaciones en su salud que derivaron en un paro cardíaco. Hoy no sólo su familia lo llora, también los profesionales de la publicidad y de la comunicación, empresarios, escritores y políticos lamentan su pérdida.
El presidente de la Organización Nicaragüense de Agencias de Publicidad, ONAP, César Espinosa, destacó ayer que Parrales “es uno de los grandes publicistas” de Nicaragua.
“Lo es, sin duda lo es. Él perteneció a la (segunda) generación de publicistas a nivel local y le impregnó la técnica al sector. Con él se agregaron conceptos como el de mercadotecnia y estrategias, es un gran legado el que deja”, resumió.
Mientras, el experto y consultor en Comunicaciones y Mercadotecnia, Iván García, agregó que con él se comenzaron a manejar cuentas de publicidad en Centroamérica. “Bosco manejó la parte creativa de esas cuentas internacionales, y eso significaba hacer todo un proyecto de comunicación. Luego llevó cuentas de empresas de gran envergadura como la Cervecería y la Pespi Cola, entre otras”, refirió.
Por él, además, “pasó una gran cantidad de gente, ya que también dirigió agencias de publicidad, como dueño o como gerente, y hay que destacar que una de las cosas que le gustaba mucho era la de formar nuevos profesionales en el gremio. El día hoy, Bosco es un referente: todos lo que quieran saber de la publicidad en el país tienen que recurrir a su trayectoria profesional”, destacó.

“Innovador” y “muy trabajador”
El publicista y empresario Carlos Cuadra, cuenta que lo conoció cuando tenía entre 18 y 19 años. Para entonces, Bosco Parrales Sanabria “era todo un publicista y apenas llegaba a los 30 años. Recuerdo que era muy apasionado en lo que hacía, se veía que la profesión la traía en la sangre”, mencionó.
Cuadra, hijo de uno de los pioneros de la publicidad, don Carlos Cuadra Cardenal, apuntó que tras prepararse en México, Parrales se unió en Nicaragua a la primera generación de publicistas locales.
“Fue el relevo de la vieja guardia, de los publicistas que surgieron a finales de los años 50 y principios de los años 60, y retomó su bandera. Mi padre y otros colegas trabajaban en función de profesionalizar al sector y en conformar la ONAP, y Bosco apoyó todo esto”, subrayó.
Entre tanto Lucy Valenti, directiva del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, manifestó que el recordado publicista también sobresalió, en los últimos años, como miembro activo de la Asociación de Caballistas Peruanos.
“Y eso lo vinculó de alguna manera a actividades turísticas, pues fue parte activa de muchos eventos al respecto. Además, fue un gran amigo y un hombre muy trabajador, muy positivo. Él nunca dejó de hacer cosas en el mundo de la publicidad, pese a que ya era su familia la que estaba llevando la agencia de publicidad que él fundó”, comentó Valenti.
El conocido radiodifusor y escritor nicaragüense, doctor Jesús Miguel (Chuno) Blandón Úbeda, rememoró que Parrales dirigió en los años 80 la llamada Corporación de Radiodifusión del Pueblo (Coradep), y fue directivo del Sistema Sandinista de Televisión.
Desde Coradep “fundó varias radios en el interior del país, y fue el fundador de Radio La Primerísima (hoy medio oficialista), es decir, abarcó toda la gama de los medios de comunicación, y fue un hombre cordial y fraterno. Realmente era un hombre con quien daba gusto platicar, le gustaba hablar de historia, le gustaba bromear y departir con los amigos”, dijo.

Políticamente “correcto”
Azucena Ferrey, quien se destacó a inicios de esta década como dirigente socialdemócrata, señaló que fue “un extraordinario compañero de trabajo, siempre proporcionó confianza en el quehacer cotidiano, era alguien que daba un importante lugar a la dignidad de la persona”.
“Fue un hombre que también supo llevar campaña en el ámbito político con respeto y certeza. Para mí fue un gran amigo”, recalcó, tras indicar que trabajó con Parrales en la Alcaldía de Managua, cuando entonces la dirigía el sandinista Dionisio Marenco.
El ex vicealcalde de Managua, durante el mandato escrito, Nery Leiva Orochena, coincidió con Ferrey. “Bosco fue un buen consejero, él compartía sus conocimientos con los demás”, expresó.
Orochena mencionó que uno de sus consejos de siempre era “actuar con prudencia, con sabiduría y con responsabilidad”. Así que fue de gran ayuda en la campaña de Marenco. “Estamos hablando de un amigo, de un hermano”, insistió.
Sandra Pérez Leiva, periodista y compañera de trabajo de Parrales durante la administración de Marenco, recalcó por su parte “que fue un sandinista humilde, emprendedor y colaborador. Lamentamos su muerte”, reiteró.
Uno de sus amigos más cercanos, Óscar Miranda, opinó que “el hombre que se nos fue era ético y honesto. Por su calidad humana está en el corazón de todos. Hoy lo lloramos junto a su familia, que también es nuestra familia”.
Los funerales de Parrales se efectuarán hoy por la mañana en Jinotepe, la ciudad donde nació.

Lo que deja a las nuevas generaciones
Para los expertos y veteranos del sector, los nuevos publicistas deben retomar de Bosco Parrales Sanabria su pasión por la profesión.
También su sentido ético y su continua formación, “porque Bosco siempre estaba actualizándose, vivía al día con lo que estaba pasando en el mundo. Otra cosa que se debe retomar de él es su trabajo en equipo, él sabía hacerlo, y esto es muy importante en la profesión de cara a la creación, diseño y ejecución de ideas”, destacó el consultor Iván García.
Además, “hay que retomar su capacidad de aplicar el proceso de comunicación desde el origen hasta el retorno, porque él echaba mano, incluso, de las técnicas de investigación, para conocer los resultados de sus campañas publicitarias, de sus mensajes”, agregó.