Nacional

Cabezas también “coge la vara”

* Ni siquiera lo incluye el decretazo y el transitorio del 201 de la Constitución del 87, tampoco lo menciona porque la institución no existía * “Es un acto bochornoso más en deterioro de la imagen de Nicaragua”, dicen Cenidh y CPDH

Rafael Lara

El ex procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, cuyo período venció el 10 de diciembre, y que de manera silenciosa e ilegal continuaba ordenando administrativamente y recibiendo su jugoso salario en la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, el viernes oficialmente se auto reeligió y autonombró en el cargo, anunciando que en calidad de representante de la institución hará comparecencia pública ante los medios de comunicación el próximo lunes.
A Cabezas no lo cubre ni el decretazo por ex temporaneidad, ni el transitorio del 201 de la Constitución del 87, ya que no existía la Procuraduría, y, por tanto, no la mencionan.
La nota membretada dicta: “El procurador para la defensa de derechos humanos en Nicaragua, Omar Cabezas Lacayo, en compañía de los procuradores especiales, delegados territoriales y el sindicato de la PDDH, invita a todos los periodistas a conferencia de prensa”.
Hasta el momento se desconoce con seguridad sus pretensiones, sin embargo, fuentes ligadas a la PDDH especulan que oficialmente anunciará su usurpación abierta a la institución, en apoyo a los también usurpadores ex magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís y Armengol Cuadra, a quienes también se les vencieron sus períodos en los cargos, sin que la Asamblea Nacional nombre a sus sustitutos.
EL NUEVO DIARIO solicitó una entrevista con Cabezas, pero se negó. El viernes, autoritariamente, desde muy temprano, el ex procurador se reunió con diferentes áreas del personal y con los procuradores especiales, luego estuvo presente en la selección de la nueva directiva sindical de la PDDH.
El cargo de Cabezas expiró el 10 de diciembre del año pasado al finalizar sus cinco años establecidos por la Constitución, y de acuerdo con la Ley 212, en su artículo 9. Sin embargo, usurpa el cargo, ateniéndose a la prórroga ordenada por el presidente Daniel Ortega.
De tomarse en serio, el ex procurador no está incluido en el decreto presidencial 03-2010, considerado inconstitucional. Aquí, en el artículo 2, Ortega ratifica y prorroga en sus cargos a las autoridades que se les “venza el período en el futuro inmediato”. En el caso de Cabezas, su período ya estaba vencido al salir el decreto.
La doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, dijo que luego que se le venció el cargo y ante su aparente ausencia frente a la PDDH, por momentos pensó que Cabezas había entrado en razón.

Organiza caos en PDDH
“Pero la invitación pública botó eso cuando se identifica como procurador de derechos humanos, cuando su período venció, y sin que la Asamblea Nacional lo haya reelegido. Ahora Cabezas se autollama procurador, confesando un delito por usurpación de cargo, y no sólo usurpa un cargo, sino también está arrastrando a los procuradores especiales y al personal de la institución al acatar sus órdenes”.
La doctora Núñez mencionó que el mal ejemplo de los ex magistrados de la CSJ también lo asume Cabezas como “peones leales” al mandatario Daniel Ortega, alargándose con el espectáculo denigrante y bochornoso.
“Menos mal que las resoluciones de Cabezas no tienen efectos como los de la catástrofe jurídica de la CSJ. Sin embargo, la imagen de Nicaragua en derechos humanos sigue deteriorándose, causándole un enorme daño al país a nivel internacional”, expresó la representante del Cenidh.
Por su parte, Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, consideró lamentable, triste y vergonzoso que alguien destinado a velar por el respeto a las leyes y la Constitución de la República, sea quien menos lo haga por aferrarse a un cargo público como usurpador.
“Se verá si se mantiene cuando la comisión elija al verdadero procurador de derechos humanos, pues la segunda candidatura de Cabezas fue el único voto razonado, porque está señalado de corrupción por fondos no justificados, por los despidos injustificados, falta de acatamiento a las leyes laborales y por no cumplir con su obligación de presentar informe ante la Asamblea Nacional”, alega Carmona.