Nacional

Mujer acusa a policía de provocarle aborto

* Iba en su motocicleta a la escuela donde la esperaba su hija, pero no llevaba documentos * Dos efectivos le quisieron quitar el vehículo, se opuso, y “me gritaban que me enseñarían a respetar la autoridad” * Caso en Dirección de Asuntos Internos y subcomisionado Navarro dijo que “la mujer histérica tiró un manotazo por lo que hubo forcejeo”

Róger Olivas

CHICHIGALPA, CHINANDEGA

Un efectivo policial es señalado de haber propinado puntapiés a María Mercedes Solís Castillo, de 27 años, originaria del reparto Candelaria de este municipio, a la cual le provocó un aborto, pues tenía tres meses de gestación.
De acuerdo a una denuncia, a las 4:30 de la tarde del miércoles último, la mujer se dirigía a traer en una motocicleta a su pequeña hija que recibe clases de segundo grado en una escuela privada, cuando cerca del estadio infantil dos policías le solicitaron documentos y reclamaron por la falta de casco.
Solís Castillo relató que explicó a los dos agentes que había olvidado los papeles y el casco debido a que salió de prisa, porque la maestra de su hija se marcharía y ésta se quedaría sola.
“Les dije que tenía los documentos, entonces el otro agente dijo que me quitaran la motocicleta, por lo que me negué, y hubo un forcejeo, me empujaron y me despojaron del vehículo. Los dos policías me gritaban que me enseñarían a respetar la autoridad: ‘Te vamos a enseñar, chavalita jodida’”, expresó la mujer que le dijeron los uniformados, uno de los cuales le dio una patada en el vientre.
La denunciante señaló que uno de los policías es de apellido Baldelomar, conocido como “Betarrito”, originario de Posoltega, y el otro es identificado como Leonel, cuyo ataque fue detenido por varios vecinos que se solidarizaron con la víctima.

Querían mordida
La vejada afirmó que los policías se enojaron, aunque no son agentes de tránsito, cuando se negó a darles dinero.
Familiares de Solís Castillo, apesarados por la pérdida del varoncito en el vientre de María Mercedes, exigieron investigar a profundidad el hecho y enjuiciar a los culpables.
Se conoció que el caso está en el despacho de la Dirección de Asuntos Internos. El subcomisionado Fernando Navarro, jefe de la policía de Chichigalpa, dijo que la mujer histérica tiró un manotazo por lo que hubo forcejeo.
“No podría decir con exactitud si el aborto fue producto de lo que han denunciado, me parece que es precipitarse a los hechos”, manifestó Navarro a un medio de comunicación de Chinandega.
Habitantes del reparto Candelaria requirieron la tarde de ayer la presencia de la Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera Sacasa, porque se trata de un hecho lamentable.