Nacional

El café de Norman llega a los mejores hoteles de Europa

* Un día decidió qué hacer con su terreno, llamó a su familia y cambió la historia de todos

Redacción Central

Hace ocho años, Norman Alexis Canales Sevilla se dedicó a llevar adelante un sueño que la realidad desmesurada se encargó, gracias a su empeño, de cambiarle la vida. Y no sólo a él, sino hasta a sus parientes.
Norman es un joven caficultor de 34 años, originario de Pueblo Nuevo, municipio del departamento de Estelí. Su idea era entrar a producir un tipo de café llamado especial, por los conocedores. Así, empezó su proyecto de café orgánico.
Como otros pequeños productores, se enfrentó a una serie de dificultades económicas, obstáculos que no le quitaron el sueño que se había dispuesto a llevar adelante. Por eso, aunque la realidad económica se pintaba muy mala para él, no esperó que estuvieran todas las condiciones para empezar a hacer algo.
Hombre que no deja por cualquier cosa una idea, empezó a convencer de su sueño a otros, hasta que logró fundar, junto a otros seis socios, una pequeña empresa familiar dedicada a la producción de café orgánico. Soñador, Norman se caracteriza por ser un hombre cuya biografía está armada de acción, dispuesto con el trabajo a salir del infierno de la pobreza. Por eso, el nombre de su empresa lleva algo que denota hasta qué punto va dispuesto a conseguir sus propósitos: Comercializadora del grupo El Edén.
Norman Canales no sólo pensó que iba a dar unos pasos en la dirección correcta, sino que también creyó en lo que estaba haciendo, y que su sueño no podía quedar reducido a una comarca, ni siquiera que se enmoheciera encerrado en un municipio. Se dispuso a soñar en grande, y así apareció convencido de que su empresa familiar estaba produciendo un café de buena calidad, el cual, incluso, podía ir a competir con otros productores de la aromática bebida.

A la Taza de la Excelencia
No corrió mucho tiempo, cuando se dio cuenta de que existía un certamen. Fue en 2004 cuando decide entrar al certamen de la “Taza a la Excelencia”, que es el premio más prestigioso otorgado a los mejores cafés.
Seguramente Norman es de esos nicaragüenses llenos de fe en lo que hacen y saben mirar las oportunidades, sin amilanarse, a pesar de no tener tradición, nombre o marca establecida en este caso, en el importante rubro del café.
Cuando el joven fue a participar, supo que también lo hacían 496 productores más. Norman fue seleccionado entre los primeros 29, llevándose el primer lugar. La realidad le confirmó que el sueño le había quedado corto: era ni más ni menos el productor del mejor café de Nicaragua.
Desde entonces, la Comercializadora El Edén ha sido galardonada cuatro veces con el premio a la Taza de la Excelencia, lo que les ha permitido vender su café a diversos países del mundo a un precio más elevado que el sueño inicial.
Este año, El Edén formó parte de las 23 empresas que participaron a nivel centroamericano en la vigésima primera edición de la Feria Biofach 2010, entregando muestras a tostadoras de café de Alemania, Suecia, Holanda, España e Inglaterra a fin de buscar posibles nichos de mercado. Biofach es considerada la primera feria exclusiva de productos orgánicos de referencia a nivel mundial.
Esta feria se realizó en febrero pasado en la ciudad de Nüremberg, Alemania, donde participaron las empresas nacionales gracias al apoyo dado por la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), a través del Programa AL-INVEST IV financiado por la Unión Europea, desde hace dos años.
Norman demostró que los nicaragüenses pueden lograr lo que se proponen, y, a veces, superando las metas originales. A él nada le detuvo: ni la situación económica ni el circo político de Managua, ni siquiera el hecho de que sólo los que cuentan con mayores recursos son los favorecidos por la buena suerte. Esta también se construye hasta con una taza de café. Claro, no es el “Sueño Americano”, sino algo mejor todavía, el sueño de lo que puede hacer un nicaragüense: hoy provee el producto a los mejores hoteles y restaurantes de Estados Unidos y de Europa.