Nacional

López a Caracas a carearse con Rafael Paniagua

* Confrontarán las cifras mostradas aquí por el hombre orquesta de la familia gobernante, con las del defenestrado gerente venezolano * Está viniendo menos crudo, al parecer por falta de pago de la factura petrolera, y esto afecta a ALBA de El Salvador

Luis Galeano

El vicepresidente de ALBA de Nicaragua S.A., Albanisa, Francisco López, estaría viajando próximamente a Venezuela, luego de que el gobernante de ese país, Hugo Chávez, solicitara su presencia en aquella nación para contrastar el informe de uso de los fondos que hicieron aquí en su reciente visita, con el que llevó el ex gerente de la firma el venezolano Rafael Paniagua.
Fuentes de la firma indicaron que López estaría haciendo sus maletas para verse con el mero Chávez, a la vez que indicaron que la relación comercial no camina de la mejor forma, a tal punto que el flujo de petróleo de Venezuela hacia Nicaragua ha disminuido, porque los locales no están pagando a tiempo la factura petrolera.
Eso, según las fuentes, ha provocado serios problemas a ALBA Petróleos de El Salvador, cuyo proveedor de crudo venezolano es Albanisa. “Al venir menos petróleo a Nicaragua, lógicamente que llega menos a El Salvador, y ALBA Petróleos está en serios problemas, está haciendo agua por eso”, dijo uno de los informantes.
La cooperación venezolana se canaliza a través de una sociedad mixta entre la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic), que tiene el 49 por ciento de las acciones, y Petróleos de Venezuela, que posee el 51 por ciento de capital accionario.
Su ámbito de acción se ha multiplicado, y es así como existe ALBA Caruna, ALBA Alimentos, ALBA Generación, ALBA Equipos, ALBA Seguridad, ALBA Depósitos, ALBA Eólica, ALBA Tecnosa y Petro-Gas, entre otras.

El viaje de López
El presidente Chávez en su reciente visita oficial de 13 horas realizada el pasado miércoles, pidió cuentas del dinero que ha llegado a Albanisa gracias a la cooperación que él manda desde su país, que “es una cooperación de gobierno a gobierno, es una cooperación de Estado a Estado, de dos gobiernos socialistas”, según palabras del gobernante sudamericano.
Las fuentes indicaron que el miércoles se dieron dos encuentros, uno en el que participaron las comisiones de los dos países, representando a sus respectivos sectores, y otra privada --bilateral-- en la que estuvieron presentes por Nicaragua el presidente Daniel Ortega, Francisco López y Rosario Murillo, mientras que por Venezuela, Chávez y su canciller Nicolás Maduro.
“Fue en ese momento en que le presentaron un informe a Chávez detallándole el manejo de los fondos; cuestionó unas cuantas cosas como el costo real del Canal 8, le dijeron datos, aceptó la explicación, pero convencido no se fue, porque él obtuvo un informe de Paniagua cuando éste llegó a Venezuela y hay cosas que no cuadran”, indicó la fuente.
La cifra que Albanisa a través de su financiera ALBA Caruna pagó por la televisora, fue de 10 millones de dólares, pero conocedores de la negociación afirmaron que el medio costaba mucho menos, y que quienes estuvieron transando la negociación, decidieron apuntar a esa cifra a cambio de obtener una jugosa comisión a cambio.

Por eso es que no quieren a venezolanos
“Es por eso que no quieren que venezolanos tengan cargos de gerencia en ninguna de las Albas, porque Paniagua tuvo varios choques con Francisco López, precisamente por el manejo del dinero, y aprovechando el desliz que tuvo cuando confirmó la compra de Canal 8, le echó a la caballería y logró sacurdírselo, pero no terminó ahí, porque Chávez obtuvo un informe de todo”, indicó una de las fuentes.
Fue por eso que todo el equipo de Paniagua, desde su asistente personal, hasta su chofer, fueron sacados de Albanisa.
“Entonces, al venir a Nicaragua y ver las cuentas, aceptó la información, pero por la duda le quedó, pidió que López vaya a Venezuela, porque quiere confrontar datos de aquí con la persona que mejor maneja allá, que es el mismo Paniagua”.
Mencionó que la lucha por evitar que venezolanos tengan poder en algunas de las Albas es férrea, y que muestra de eso es lo que enfrenta José Antonio Contreras, que les está midiendo las costillas en ALBA Alimentos (Albalinisa), a quien incluso lo sacaron de la oficina que tiene esa ALBA en Los Robles, y lo mandaron a una de las muchas casas que ha comprado la firma en las cercanías del “Olofito”, donde está la matriz de Albanisa.
“La idea es mantenerlo lo más lejos posible”, concluyó.