Nacional

La revolucionaria desconocida de Las Segovias

* Fue la primera presa política por apoyar a Sandino, poeta, cofundadora de Madriz, llevó el telégrafo, el teléfono, la luz eléctrica, el agua potable y la carretera a Telpaneca

Cuando se hace referencia a las mujeres en lucha antiintervencionista liderada por Augusto C. Sandino, inmediatamente surgen los nombres de Blanca Sandino, la esposa, y Teresa Villatoro, la supuesta amante del General.
No es gratuito que la historia sólo recuerde a estas mujeres por sus relaciones personales, puesto que la política es vista como un asunto de hombres, en donde la participación de las mujeres sólo se concibe como el reposo para los guerreros.

Si bien las ideas aun si equivocadas son persistentes, la realidad, como ya se dijo, es terca. Y hace casi un siglo, Dolores Matamoros Munguía le dobló el brazo al conservadurismo social. Poeta, comerciante, ganadera y cafetalera, nacida en 1893 en Telpaneca, Madriz, ella fue la primera presa política, con lo cual echó por el suelo la equivocada visión de su época, de que la política no es asunto para mujeres.
Según la trayectoria recogida por su sobrino nieto, Raúl Medina Matamoros, doña Lola era liberal y nacionalista, una mujer con mucho poder económico, consecuente con sus ideas de justicia social. Ella aseguró la educación primaria para los hijos e hijas de sus trabajadores, apoyó la forel costado norte del parque de Telpaneca, en desigual batalla contra el tiempo, permanece en pie su casa natal. Es una casa esquinera, de amplias habitaciones y corredores, en donde aún se conserva su habitación tal como la dejara doña Lola a su fallecimiento en 1976, y en donde con suerte, quien visita el lugar, se encuentra con restos de fusiles y utensilios de la época en que allí se cobijaran las tropas de Sandino.