Nacional

Ruth Herrera denuncia amenazas de agresión

* Dice que en Enacal operaba una banda de ladrones, y cuando los despidió saltaron los sindicatos * Investigaba faltante de más de 3 millones de córdobas en uno de los principales almacenes

Redacción Central

Los sindicatos manejados por el diputado Gustavo Porras amenazaron a Ruth Selma Herrera con llegar a agredirla a su residencia, después de las acusaciones que hizo públicas al momento de renunciar de la Dirección de Enacal.
Así lo denunció ayer la ex presidenta de la empresa estatal en declaraciones al Canal 12, y agregó que interpuso denuncia ante la Policía Nacional, la que, a su juicio, debe seguir el proceso investigativo.
Herrera aclaró que jamás se va a prestar a ser un “monigote” en un cargo público del gobierno actual o de cualquier otra Administración, y reiteró que Gustavo Porras pretendía que los cuadros de dirección de Enacal, pasaran a ser sus subordinados.
Dijo que durante los tres años y tres meses que estuvo en la presidencia de Enacal, enfrentó las amenazas de los sindicatos de Porras, así como acusaciones falsas sobre sus hijos, y “llegaron al extremo de amenazarme en mi casa el lunes” (12 de abril, ya que el 8 de este mes hizo pública su renuncia).
La amenaza que le llevaron a la puerta de su casa era “que iban a venir a agredirme y que me iban a seguir persiguiendo, y como eso es delito, puse la denuncia ante la Policía Nacional”.

Ni que lo ordenara el Presidente
“Si aquí viene al doctor Gustavo Porras a decirme cómo debo administrar la empresa y cómo voy a llevar la relación con los sindicatos y cómo voy a tener que estirar el convenio colectivo a costa de poner en riesgo la economía de Enacal, aunque el Presidente (de la República) me dijera que lo haga, yo no podía hacerlo”, dijo.

Terminó con el trabajo a destajo y corrupción
Durante la comparencia, Herrera confirmó que logró terminar en Enacal con el trabajo a destajo que se había institucionalizado en la empresa durante las administraciones de los otros gobiernos.
“Ese tipo de trabajo logramos quitarlo en 2007, porque con ese tipo de trabajo se estaba pagando por obras que te reportaban, y cuando metimos una auditoría, el 70 por ciento de los trabajos eran inventados, y los materiales nadie sabía adónde iban a dar”, apuntó.
Dijo que cuando “uno combate ese tipo de prácticas en una institución, pues te vas generando enemigos, y cuando tenés una responsabilidad pública o privada, siempre tenés el riesgo de que hay gente que va a estar en desacuerdo con lo que hacés, y lo importante es respetar los derechos laborales y evitar que se usen los sindicatos para encubrir actividades que no sean correctas”.
Reconoció que durante su Administración hubo despidos de personal por sacarle plata a los usuarios para instalar conexiones ilegales de agua potable, por dejar que se dañaran motores o bombas que dejaban sin agua a una gran cantidad de ciudadanos durante más de un mes.
Confirmó que antes de dejar la presidencia de la empresa “elaboré un informe muy detallado de toda la situación de Enacal, los logros, pero también los problemas, los procesos pendientes. Ahí quedó pendiente una investigación donde en uno de los principales almacenes hay un faltante de más de 3 millones de córdobas”.

Sindicatos que encubren robos
“Ahí hay una persona con fuero sindical que está involucrada, pero tenés robos en distintas filiales donde se han hecho auditorías, y te aparecen trabajadores involucrados en robos”, dijo Herrera, quien aclaró que “Enacal no es una cueva de la ladrones, es una empresa muy grande, muy compleja y con muchos recursos, y donde metimos mucha disciplina…”
“Donde vos ordenás, se detecta lo que anda mal”, dijo la ex presidenta de Enacal, quien puso como ejemplo cómo detectaron en una filial una banda que operaba desde hace unos cinco años, falsificando documentos, lo que obligó a Herrera a ordenar el despido de cuatro personas.
Indicó que cuando se despiden a esas cuatro personas, a las que se les comprobó el robo de dinero, los sindicatos afines a Porras salieron acusando a Herrera de estar practicando una persecución sindical.
“Hay una tendencia de encubrir delitos que cometen algunos trabajadores o algunas personas con fuero sindical en el marco de los derechos laborales”, añadió Herrera, y aseguró que el convenio colectivo lo llegaron a convertir en una amenaza “con mi presencia”.
Estimó que incrementar el convenio colectivo significaría aumentar las tarifas, aunque no descartó que ahora que ella se fue de la conducción de la empresa, le pongan una inyección económica (el gobierno) a Enacal para gastos corrientes, pero eso no puede sostener la economía de la empresa, porque se va a volver a desplomar…”

Policía confirma
La jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma Reyes, confirmó que la tarde del miércoles Herrera interpuso una denuncia en la tercera delegación policial, pero no especificó por cuál delito.
“Ella en su denuncia no precisó contra qué persona va dirigida la misma, pero ya estamos investigando y vamos a darle seguimiento al caso”, aseguró.