Nacional

Martínez no confía en custodios de CSJ

* La guerra verbal parece estar terminando “a pañuelazos”, pero la anarquía para los usuarios se profundiza

El Presidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Manuel Martínez, expresó ayer que ante las amenazas de desalojo de parte del ex magistrado Rafael Solís, “ni siquiera intento pedir auxilio a la fuerza pública”, porque está claro que no van a acudir, pues obedecen a la protección de los ex magistrados Solís y Armengol Cuadra, aunque descartó que se presente esa situación.
“Pedir auxilio a la fuerza pública, para nada, porque no creo que estén en disposición de atender ningún llamado en ese sentido; por el contrario, he visto que están afuera de la Corte, encargados de proteger el ingreso de los magistrados Solís y Cuadra, no para protegerme a mí… y dicho sea de paso, hasta han amenazado echarme en tres días, pero todas esas cosas son habladas”, expresó el magistrado Martínez.
Las declaraciones de Martínez se dan después de que el ex magistrado Solís dijo que le daba tres días a su colega para que desocupara el despacho por violar la Constitución Política y generar la crisis en ese poder del Estado.
“Vos me das una semana, yo te doy tres días. Si esto sigue así, el que va a salir de la Corte sos vos, le dije al doctor Martínez, en su despacho. Por la vía de hecho si es necesario. Ellos tienen que respetar la Constitución Política, eso hay que dejarlo claro. La manipulación que se ha pretendido hacer de la Constitución es una vulgaridad, ese artículo (201) está vigente quieran o no lo quieran”, expresó Solís, durante una concentración en el Tribunal de Apelaciones de Managua.

Desconocen plan contra Martínez
La jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma Reyes, al ser consultada sobre la situación planteada por el magistrado Martínez, afirmó que desconoce si el presidente de la CSJ ha recibido amenazas por parte de los oficiales que resguardan esas instalaciones. Tampoco quiso pronunciarse sobre si Martínez debe temer ante una posible insubordinación de los agentes del orden asignados a la Corte.
Lo que sí respondió Reyes es que la vigilancia en la CSJ se mantendrá igual y que reforzarán la misma de ser necesario.
“El distrito (policial) cuando hay casos que tienen que ver con situaciones que puedan generar una alteración al orden público, refuerzan si la situación lo amerita”, explicó.
Sin embargo, Solís y Cuadra mantienen la seguridad personal que brinda la Policía a los funcionarios públicos que así lo requieren, lo que indica que la institución policial asume que éstos aún siguen siendo magistrados, pero la jefa policial no quiso pronunciarse sobre si van a mantener dicha protección.
“La Policía Nacional, de acuerdo con la ley, tiene un plan de protección a los poderes del Estado, tanto en la parte humana como en la de los edificios. Lo que le pase a cualquiera es responsabilidad nuestra”, finalizó.

“No soy disciplinario”
El magistrado Martínez, ante la pregunta sobre si mantendría su ultimátum para Solís, de abandonar su despacho y entregar el vehículo, dijo que cada hombre es dueño de sus actos y responde por ellos.
“Yo no soy el disciplinario de ninguno de los magistrados. No es necesario, a una persona con la dignidad nuestra, hacerle requerimiento o emplazamiento”, dijo Martínez, después de salir de la presentación del libro “Pétalos Acero”, de Reina Jereda.

Otras consecuencias
Una consecuencia más de la crisis que se está viviendo en ese poder del Estado es que se mandó a suspender la firma de títulos universitarios para ser abogado; ya que se carece de todas las firmas necesarias para su validez, reconoció ayer el doctor Martínez, por lo que los egresados de la carrera de derecho tendrán que esperar más tiempo por su cartón.
Rafael Solís aseguró ayer que ante la ausencia del Ministerio Público, se presentará la Procuraduría General de la República a las audiencias, y para ello se reunió ayer con César Guevara, Procurador Nacional Penal.