Nacional

Jubilados se sienten atracados

* Pensionados “gritan al cielo”, piden explicaciones y ninguna autoridad los atiende * Cada uno de los 62 mil afectados recibe 114 córdobas menos, con ello el INSS se ahorra 7 millones al mes, aseguran los afectados * Roberto López hasta anunció aumento como un logro más de su gobierno, y Procurador de la Tercera Edad califica abuso como “barbarie”

Roberto Collado

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, no enteró en las liquidaciones de pensiones mínimas unos 14 millones de córdobas a cerca de 62 mil beneficiados, que lo están reclamando desde hace dos meses, sin que hasta hoy alguna autoridad de seguridad social les brinde una explicación, dijeron voces de los afectados.
Ayer, la Asociación de Jubilados y Pensionados de Nicaragua, Ajupin, llegó a las instalaciones del Ministerio del Trabajo, Mitrab, para denunciar que el INSS incumple con la normativa establecida en febrero pasado, cuando se aprobó el incremento de un 6 por ciento al salario mínimo, al no incorporarlo por completo a las pensiones mínimas que se reciben por vejez.
“Estamos hablando de una verdadera grosería”, se lamentó Donald Castillo, presidente de Ajupin. “Ese dinero no llegó a los jubilados, es un atraco”, agregó.
Explicó que los jubilados no se percataron del faltante hasta que les llegó el ajuste que debió elevar la pensión, y que de acuerdo con los cálculos de esa organización, apenas llegó al uno por ciento.
“La sorpresa es que en vez de recibir esos más de cien pesos, cada pensionado sólo vio 21 córdobas, nada más. Para un jubilado, ese faltante en centavos es una fuerte cantidad”, dijo Castillo.
Castillo agregó que los jubilados no se explican por qué no se hizo el ajuste correctamente, cuando el mismo Roberto López, Presidente del INSS, lo anunció en el canal de televisión de su partido como una buena noticia para los miles de pensionados, apenas un par de días después de la aprobación del nuevo salario mínimo, en febrero pasado.
López, incluso, anunció en esa comparecencia, que el nuevo incremento lo traería el cheque de marzo y que todo era parte de la buena voluntad del gobierno.

Sólo el deslizamiento y “una migaja”
Hasta el primero de diciembre del año pasado, la pensión mínima de vejez se calculaba en 2 mil 263.31 córdobas, tras la aplicación correcta del deslizamiento de la moneda que la ley les reconoce a las pensiones.
Con el aumento del salario mínimo aprobado, los pensionados esperaban recibir en el cheque correspondiente a febrero y marzo de este año, 2 mil 399.11 córdobas. Pero el pago les llegó reducido en 2 mil 284.36 córdobas, es decir 114.75 córdobas menos.
“Es una barbarie lo que han hecho con los viejecitos. El INSS debe explicar y corregir de inmediato”, comentó el Procurador para la Personas de la Tercera Edad, Benjamín Pérez Fonseca.
Según Pérez Fonseca, el departamento que dirige en la Procuraduría de Derechos Humanos ya ha recibido la denuncia de Ajupin, y le están dando acompañamiento. A su criterio, hay un claro incumplimiento a la ley de parte del entidad rectora de la seguridad social en Nicaragua.
“Claro que está mal, esperamos que haya sido un error. Repito que debe corregirse, porque esto es grave. Tal vez se vea poco si usted mira cuánto no recibió cada jubilado, pero debido a las bajas pensiones, aquí los centavos tienen mucho peso”, agregó el procurador.
La Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, que aglutina unos mil agremiados, anunció para hoy un plantón en la sede principal del INSS, para protestar por este y otros abusos.
Consultados ayer por END, dijeron unirse al reclamo llamando a las autoridades de esa entidad del Estado a dejar “la arrogancia”, y a oír las quejas de las personas de la tercera edad.
“Sentimos que hay una especie de desprecio hacia nosotros (las personas de la tercera edad). Olvida el INSS que existe por los aportes de gente que pasó la mitad de su vida pagando. Hay mucha arrogancia, mucha prepotencia de sus funcionarios. Eso debe cambiar”, demandó Porfirio García Ramírez, Presidente de UNAM. “No pueden seguir jugando con la vida de las personas adultas”, agregó.
Según cálculos de Castillo, al INSS le está quedando buen dinero a costa de los miles de pensionados, a quienes no les ajustó la pensión.
“Si vos multiplicás 114 córdobas por 62 mil jubilados, hablamos de 7 millones 68 mil córdobas. Eso ha sido en dos meses, son más de 14 millones”, denunció.
Los representantes de los jubilados y pensionados coincidieron en que el INSS está obligado a “dar la cara” y a explicar las faltas en el ajuste de las pensiones.
Por parte nuestra, ayer intentamos obtener una versión oficial, pero nos dijeron en las oficinas principales que no había funcionario disponible para atendernos.