Nacional

Niña con múltiples malformaciones en esperanzador viaje

* Tiene sólo un riñón, y la uretra y la vagina están en un mismo conducto, por lo que los especialistas consideran un milagro que a sus 11 años continúe con vida

Ruth Elizabeth Casco es una niña de 11 años, que nació con múltiples malformaciones congénitas y sobrevive prácticamente por un milagro, pues no tiene un riñón, además de eso, la uretra y la vagina están en un mismo conducto.
Gracias a la organización italiana Pubblica Assistenza Paolina, la pequeña Elizabeth viajó ayer a la ciudad de Imola, Italia, en donde será operada y le restaurarán todo su sistema urológico completamente gratis, lo que le permitirá realizar sus necesidades básicas, y, por ende, llevar una vida normal.
Flor de María Casco, madre de Elizabeth, está muy agradecida con Dios y con los miembros de la asociación italiana, porque le han dado una luz de esperanza a su hija para que pueda seguir viviendo.
“A los quince días de nacida, noté que mi niña orinaba y defecaba por la vagina, entonces la operaron dos veces en el Hospital ‘La Mascota’. Yo creía que se me iba a morir, porque ella tiene varios problemas; nació sólo con un riñón y tiene toda una malformación por dentro”, contó la señora Casco.
Elizabeth es la mayor de las dos hijas que tienen Flor de María y Denis Salinas.

Ocho años ayudando a niños nicas
Juana Palma, representante de la organización italiana Pubblica Assistenza Paolina en Nicaragua, comentó que dicha organización ha colaborado durante casi ocho años en este país y han atendido a niños con serios problemas médicos de todo tipo.
“Con Elizabeth llevamos ya cinco niños, y ha viajado a Imola, Italia, a través de esta organización que coordina el doctor Alessandro Di Silverio, y debemos destacar el apoyo brindado por la Alcaldía de Managua”, dijo Palma.
“La niña va a estar por tres meses allá, porque son varias las intervenciones que va a tener. Los gastos que implica este viaje andan alrededor de los 30 mil euros, incluyendo estadía, transporte, alimentación, y sobre todo los procedimientos médicos especializados, que es lo más caro”, concluyó Palma.
Según José Antonio Delgado, Máster en Salud Pública, casos como el de Elizabeth son poco frecuentes en Nicaragua, tanto es así, que ni el Ministerio de Salud mantiene cifras específicas de los reportados a nivel nacional.
“Esta niña tiene múltiples malformaciones congénitas y milagrosamente aún está viva, porque con un riñón difícilmente se puede subsistir por mucho tiempo, y ella tiene 11 años”, puntualizó.