Nacional

Más de 300 hectáreas arrasadas en El Castillo


Tatiana Rothschuh

EL CASTILLO, RÍO SAN JUAN

Una comisión interinstitucional realizó ayer una inspección in situ en las diferentes áreas de palma africana devastadas por el fuego, que de acuerdo con testigos oculares fue provocado desde la empresa de inversión costarricense Maderas Cultivadas de Centroamérica S.A.
De acuerdo con informaciones, los empleados de la empresa desde antes de la Semana Santa rozaron y prepararon el terreno para quemar lo que otrora fueran las productivas palmeras, a fin de cambiar el uso de suelo para la siembra de melina.
El ingeniero Jorge Salazar, Gerente General de Palmares de El Castillo S.A., Palcasa, salió al paso ante las presunciones de que esa empresa provocara el fuego que podría haber devorado más de 300 hectáreas, 96 de la cuales pertenecen a Palcasa, y fueron afectadas cuando las llamas traspasaron las propiedades de la empresa molinera, por efecto de los vientos.
Maderas Cultivadas de Centroamérica S.A. es una sociedad de inversionistas costarricenses, cuyo representante es el señor Luis Arturo Salazar, quien no se ha presentado a la zona, y a sabiendas del devastador incendio se ha limitado a llamar a algunas autoridades desde la vecina Costa Rica, donde reside.

La comisión
La comisión estuvo integrada por los delegados del Magfor, Blanca Olivia Martínez; del Marena, Gabriel Aguirre; de Gobernación, Antonio Sequeira; del DMS, mayor Orlando Pérez Loáisiga, y el procurador del Ambiente, Henry Treminio. También llegaron en la comitiva que se quedó trabajando en el terreno peritos de la Policía Nacional, y los bomberos dirigidos por el teniente Mélido López.
La comisión tuvo la oportunidad de inspeccionar al menos cinco áreas de la empresa molinera, y también constató el área que fue afectada de la empresa Palcasa.
El ingeniero Jorge Salazar, quien estuvo acompañado de su asesora legal, Selvin Calero, y de algunos jefes de Palcasa, pidió a los delegados institucionales una investigación responsable del caso para encontrar la verdad, por lo que se prestaron a ser facilitadores de la documentación, a fin de evitar futuros incidentes de ese tipo.