Nacional

Industriales se encienden por candelas chinas

* Empresarios muestran el gran perjuicio que provoca la subvaluación de las importaciones * Tonelada métrica del producto terminado entra a un costo de 373 dólares, cuando Interamericana de Mercadeo la introdujo correctamente a 1,472 dólares, denunció Jaime Llanes * De ser así, todos los que estamos en el negocio de la fabricación de velas mejor cerramos, expresó

Pese a que el sector privado y la industria fabricante de candelas de Nicaragua han presentado una gran cantidad de pruebas de subvaluación en las importaciones de candela procedentes de China, el gobierno no ha hecho nada.
Jaime Llanes, Presidente de Industrias Fátima, fabricante de velas del país y afectado por estas importaciones, denunció con registros de la DGA en mano, cómo es que se ha permitido el ingreso de las candelas ya terminadas, empacadas y etiquetadas, a un valor hasta cuatro veces menor al de las importaciones de materia prima.
“Es ridículo”, destacó el presidente de Industrias Fátima, una empresa que tiene más de 80 años de existencia, quien explicó que las importaciones de candelas de China fueron realizadas por el importador Douglas Antonio Mendoza.

Una comparación abrumadora
Una primera importación se realizó en marzo de 2009, según registro de Aduanas, y el valor CIF, es decir incluyendo el flete, el seguro y otros costos de transportes, en la cual el costo del contenedor fue valorado por Aduanas en 6,671 dólares de candelas terminadas.
Una importación de materia prima de candelas, realizada por Interamericana de Mercadeo S.A. en febrero de ese mismo año, fue valorada en 30,195 dólares el contenedor, es decir, tres veces más de lo que cuesta la importación de candelas terminadas, empacada, etiquetadas, sólo listas para vender.
En mayo de 2009 se realizó una segunda importación, la cual fue valorada en 9,104 dólares el contenedor para la importación de candelas terminadas, esta vez a nombre de Marlon José Arróliga, de la Empresa Serviexpo Soto.
“Está metiendo la tonelada métrica del producto terminado a un costo de 373 dólares, cuando Interamericana de Mercadeo la metió correctamente a 1,472 dólares de producto terminado”, destaca Jaime Llanes.
La tercera importación fue valorada en 8,146.63 dólares el contenedor cuya mercadería tenía un valor FOB de 6,625, y el flete tenía un costo de 2,409 dólares.

Mejor cerrar
Resulta ilógico, destaca Llanes, pensar que la importación de un producto terminado es más barato que el de la materia prima.
“De ser así, todos los que estamos en el negocio de la fabricación de velas mejor cerramos y nos dedicamos a vender el producto terminado importado de China”, afirma Armando Llanes Vicepresidente de Industria Fátima.
Agrega que como directivo de la Asociación Latinoamericana de Fabricantes de Velas (Alafave) no tienen conocimientos de que los chinos sean los fabricantes de velas más baratas del mundo. “Hubiéramos sido los primeros en saberlo”, afirma, y agrega que de ser así toda la industria de velas de Latinoamérica estaría vendiendo las candelas chinas, lo cual sería mucho más barato.

Mismo precio y se quedan con enorme tajada
Por otro lado, sostiene que la respuesta que ha dado Aduanas es que no conocen el procedimiento o que no tienen fiscales. Sin embargo, el argumento cae por su propio peso, ya que incluso el director de Aduanas en Corinto ordenó detener los contenedores de candelas procedentes de ese puerto para inspeccionarlos, pero después los dejaron pasar argumentando que la otra empresa importaba mayor volumen.
“Con tantas explicaciones, ellos ya tienen conocimiento de todos los procedimientos” agrega.
Por otro lado, estas importaciones no tienen ningún efecto en el precio al consumidor final, lo cual también distorsiona el mercado mismo, afirmó Roberto Solórzano, Director de la Cámara de Industria de Nicaragua. Es decir, que ellos logran un enorme margen en la introducción del producto, pero este enorme margen no se ve reflejado en el precio al consumidor final, que es en gran medida la población más pobre que no tiene electricidad.
Asimismo, dijo que las cajas en las que viene el producto no tienen la información correcta, y las etiquetas no contienen ninguna información. Se limitan a una leyenda que dice “Candelas Guadalupe, una luz en el cielo. Managua, Nicaragua”. “No dice dónde es fabricada, ni el peso, ni trae ninguna advertencia, tal como lo indica la Ley de Defensa del Consumidor, es decir, tiene una presentación de los productos pirateados, pero nada de eso ha visto Aduanas”.

Graves daños
Por otro lado, según Solórzano hay preocupación en el sector, ya que se está poniendo en riesgo una inversión nacional que genera empleos y que aporta dinero al fisco. La empresa genera 150 empleos directos. Sin embargo, se estima que esta subvaluación provoca por lo menos 600 mil córdobas que el fisco ha dejado de percibir.
El vicepresidente Jaime Morales Carazo denunció el miércoles, al igual que lo hizo Cadín en enero de este año, esta situación que constituye un golpe a la inversión nacional.