Nacional

País a inseguridad jurídica absoluta


Martha Vasquez

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Manuel Martínez, advirtió ayer que la permanencia de los magistrados a quienes se les vence su período constitucional la próxima semana en ese poder del Estado, traería serias repercusiones legales en cuanto nulidades de sentencias, y dejaría a la ciudadanía en una inseguridad jurídica absoluta.
“En el caso de la Corte Suprema de Justicia no es cosa de juego. Un abogado se puede valer de cualquier situación para invocar nulidades, y entonces entraríamos en un verdadero caos en este poder del Estado, por cuanto no habría sentencias firmes al invocarse nulidades por existir funcionarios que no están legítimamente electos”, explicó el magistrado Martínez.
Mientras tanto, el magistrado Rafael Solís, Vicepresidente de la CSJ, y uno de los funcionarios a quienes se les vencerá el período el lunes próximo, dijo que las declaraciones de Martínez eran políticas y no afectarían en nada.
“Esa es una alocución política del doctor Martínez. Él se va por su vínculo del Partido Liberal, él tiene que acatar la Constitución. Le guste o no, el artículo 201 está vigente. Yo me quedo porque hay dos instrumentos legales que me lo permiten: el decreto y el artículo 201 Constitucional”, expresó Solís.
En tanto, el magistrado Armengol Cuadra manifestó en días pasados que se quedaría en su cargo, y el magistrado Dámisis Sirias había dicho que se iba porque respeta las leyes y la Constitución, pero será hasta el lunes próximo que se sabrá quiénes se van o se quedan.

Hay quórum
El magistrado Martínez aseguró que aunque los tres magistrados a quienes se les vence el período dejen sus cargos, la CSJ quedaría funcionando bien, ya que hay 12 magistrados para formar quórum de Corte Plena, y en las respectivas salas a las que pertenecen estos magistrados (Penal y Constitucional) hay mayoría, o bien entraría a funcionar su suplente.
“Hay quórum, y las salas se integran con los miembros que estén vigentes, y hay suplencias para cada uno de los ausentes; no vamos a tener problemas”, explicó el magistrado.

¿Advertencia?
Ayer mismo, el magistrado Solís aprovechó la presencia del general Julio César Avilés, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, en la Corte Suprema de Justicia, para hacerle un llamado a controlar ciertos disturbios que se puedan presentar producto de la controversia del Decreto 03-2010 y el artículo 201 de la Constitución de 1987.
“Puede haber algunos cabezas calientes que quieran hacer de los meses que vienen tiempos difíciles alrededor de la institucionalidad del país o de la gobernabilidad, y creo que la presencia de ustedes como una institución respetada por todos es decisiva a la hora que se elucubren una serie de consecuencias que nadie está deseando para Nicaragua”, dijo Solís.
El magistrado orteguista también agregó: “…lo importante es que mantengan (Ejército) esa profesionalidad, las crisis se producen y solucionan y siguen adelante, y el Ejército debe estar por encima de eso”. Las declaraciones las dio durante la visita que realizaran ayer los nuevos altos mandos militares del Ejército de Nicaragua a ese poder del Estado.