Nacional

Hurto de casi un millón en Enacal de Portezuelo


Matilde Córdoba

La Sucursal Portezuelo de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, registra un faltante de casi un millón de córdobas que fueron captados a través de la Oficina de Servicios Nuevos, según un informe de auditoría interna presentado en noviembre pasado a la presidenta ejecutiva de la aguadora, Ruth Selma Herrera.
El principal hallazgo de la auditoría es que hay un “faltante de dinero en efectivo por un valor de 954 mil 483.28 córdobas, captados a través de la Oficina de Servicios Nuevos por concepto de otros ingresos (instalación de tuberías, servicios nuevos, reparación de tubería, medición de presiones, instalación de equipos, etc.), utilizando 41 recibos oficiales de cajas manuales, sin embargo, esos ingresos no fueron depositados en las cuentas bancarias de Enacal”.
De ese total de recibos, detalla la auditoría, 21 son de cajas manuales y fueron entregados al gestor Rommel Tinoco Miranda por las gestiones de cobro de Altos Consumidores; 16 de ellos fueron sustraídos de los archivos de la sucursal, según acta del 7 de abril de 2008, y cuatro no fueron reportados como sustraídos, pero fueron utilizados para la captación de esos ingresos, que no fueron depositados.
Jeffery Tinoco Miranda, hermano del primero, fungía como jefe de la Oficina de Servicios Nuevos cuando se presentaron las irregularidades y ya fue despedido.
El actual responsable de la sucursal, Atel Pacheco, se excusó de dar mayores explicaciones sobre el caso, aduciendo que está en el cargo desde hace apenas un mes.
“Yo he estado leyendo el informe, pero sería irresponsable de mi parte hablar”, dijo Pacheco, quien aseguró que la Fiscalía y la Policía Nacional están tomando “cartas en el asunto”.

Sindicalistas: “Hay grandes allí metidos”
El sindicalista Luis Rodríguez sostiene, sin embargo, que hay un grupo de altos funcionarios que no salieron mencionados en la auditoría, a pesar de estar involucrados.
“En el primer informe de auditoría hubo gente que apareció y en el segundo informe desapareció. En el segundo ya sólo aparecen trabajadores de base. En el Ministerio del Trabajo no le lograron demostrar nada (a los trabajadores de base), pero se ensañaron en ellos, y nosotros seguimos el proceso en los juzgados”, sostuvo Rodríguez.
Seis miembros del sindicato de la Central Sandinista de Trabajadores, CST, al que pertenece Rodríguez, fueron despedidos luego de un proceso en el que intervino el Ministerio del Trabajo.
“El Ministerio del Trabajo no pudo demostrarles nada, y en una acción parcializada dio lugar al despido de nuestros compañeros”, aseguró Rodríguez.
En el resumen de ingresos captados por la mencionada oficina hasta el tres de septiembre del año pasado, el auditor señala que hay “cheques a nombre de Enacal cambiados por dinero en efectivo hasta por la suma de 211 mil 114,094 córdobas bajo la responsabilidad de Adalís Zeledón Aráuz, cajera en la Sucursal Portezuelo”.
En las explicaciones, el auditor expresa que “es importante señalar que el señor Jeffrey Tinoco Miranda reportaba a la caja de la Sucursal Portezuelo las copias rosadas, sin embargo, el original de esos recibos fue utilizado para captar otros ingresos de otros clientes a través de la Oficina de Servicios Nuevos”, a cargo suyo.
De acuerdo con los reportes, hay cheques a nombre de Enacal cambiados por dinero en efectivo hasta por la suma de 171 mil 350 córdobas, bajo la responsabilidad de Jeffrey Tinoco Miranda.
“Esos cheques fueron entregados directamente por los usuarios a Tinoco Miranda”, agrega la auditoría. En el acápite “Comentarios del auditado” de la misma, Jeffrey Tinoco Miranda rechazó los hallazgos, y argumentó que se creó una persecución en su contra.
Los resultados de la auditoría indican que Jeffrey Tinoco Miranda “es responsable directo del ingreso no depositado por 200 mil 418, 92 córdobas”.
Su hermano, Rommel Tinoco Miranda, gestor de cobro, “es responsable directo del ingreso no depositado por 190 mil 238.89 córdobas, correspondientes al cobro de diez recibos oficiales de cajas manuales que le fueron entregados para ejercer labores de cobranza de altos consumidores, sin embargo, esos recibos fueron utilizados para la captación de otros ingresos”.