Nacional

Avanza “arreglo moral” en caso de muertos en Rivas


MANAGUA y RIVAS
La tragedia ocurrida en Rivas por la muerte de los 12 jóvenes en el accidente de tránsito del Jueves Santo, podría quedar legalmente cerrada hoy, después de que familiares de las víctimas y del acusado, Aldo Mora Narváez, firmen un escrito de mediación, liberando de todo proceso penal al implicado, explicó Isolda Ibarra, fiscal departamental de esta ciudad.
La fiscal explicó que la mediación durante el proceso es una figura legal contemplada en el artículo 58 del Código Procesal Penal, que se emplea en delitos menos graves, como los delitos imprudentes y culposos, como es el caso de Mora Narváez, de 21 años, quien fue acusado por los delitos de homicidio imprudente y lesiones imprudentes, para poner anticipadamente fin a un proceso.
Según Ibarra, la mediación fue solicitada por las partes implicadas, pero hasta ayer sólo 10 familias de las víctimas estaban anuentes; hacían falta dos.

Reconocer que fue una tragedia
“En este momento es sólo un arreglo moral, es decir, reconocer las circunstancias lamentables de los hechos, que no hubo mala intención de las partes y probablemente haya disculpa recíproca o por alguna de las partes”, dijo la fiscal.
En caso que las dos familias restantes acepten la mediación, el Ministerio Público introduciría el escrito firmado por las partes, en el juzgado que lleva la causa, para que el juez Diógenes Dávila, quien admitió la acusación, dicte el sobreseimiento definitivo y cese la persecución penal, logrando la libertad Mora Narváez.
“En caso que las dos familias restantes no quieran mediación, se cierra por las 10 familias y queda abierto por las primeras. La Fiscalía es sólo un puente; si ellos (las partes implicadas) deciden llegar a un acuerdo satisfactorio, nosotros damos por finalizado el proceso”, recalcó la representante del Ministerio Público.

Marcha en respaldo a conductor
Centenares de rivenses marcharon después de las cinco de la tarde de ayer para respaldar a  Aldo Mora Narváez, quien permanece en las celdas preventivas de Rivas, mientras enfrenta el proceso judicial.
Heberto Mora, tío del imputado, detalló que los que asistieron a la marcha lo hicieron por su propia voluntad. La marcha salió de la casa de la familia Mora Narváez y recorrió varias calles de la ciudad, y pasó por las casas de los jóvenes rivenses que fueron víctimas del accidente.
Unos con pancartas, otros en bicicleta, motos, carros, y la gran mayoría a pie, participaron en la marcha que se caracterizó por ser pacífica  y con las consignas  de “Aldo, amigo, el pueblo está contigo”, pidiendo su libertad.