Nacional

Celam advierte sobre neopopulismo corrupto


Edgard Barberena

El Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano, Celam, advirtió ayer la forma como viene imponiéndose en América Latina un “neopopulismo autoritario que se debe a la corrupción de la clase política y a la búsqueda de soluciones mesiánicas a los grandes problemas de nuestros pueblos”.
Las posiciones de esa estructura de la Iglesia fueron dadas a conocer ayer por Radio Católica, a través de un documento enviado a EL NUEVO DIARIO, donde señala que los “neopopulistas acceden al poder por el voto popular, “pero instalados en él, golpean de manera sistemática a todas las instituciones que no se plegan a su voluntad”.
Además, atacan a los medios de comunicación, a los sindicatos, al sector empresarial y a la Iglesia, como también a los demás poderes del Estado, para “someterlos a su arbitrio populista”.
Agrega el documento que esos gobiernos neopopulistas aparentemente se muestran como nacionalistas y antiimperialistas, pero en su propio país crean “un régimen autocrático y manejan a su antojo los fondos del Estado con una actitud paternalista, controlando toda la actividad económica del país y pauperizando cada vez más a la población”.

Ejemplo de un gobierno neopopulista
En suma, el Celam, ilustró que un modelo de este tipo, iniciado por Hugo Chávez en Venezuela, se expande de manera más o menos similar, y en la medida de sus posibilidades, por otros gobiernos latinoamericanos y caribeños.
Frente a esta tendencia, los firmantes del documento agregan que “el respeto a la vida frente a una cultura de muerte que amenaza a América Latina y el Caribe”, demanda “un desarrollo que integre todas las dimensiones de la vida, tales como la económica, la social, la política, la ecológica, la cultural, y muy especialmente la ética y religiosa”.
La organización exhorta que el sistema democrático representativo siempre puede mejorarse. “Basta conque los partidos políticos democráticos fortalezcan su espíritu de servicio a la nación, su patriotismo, su honestidad”.