Nacional

Alerta sobre nueva forma de estafar

* END logra detectar al menos tres involucrados, que solicitan ayuda para supuesta paciente que requiere medicamento * Búsqueda de apoyo policial para detener a los que utilizan a personalidades para intentar estafa, pero sólo actúan si hay denuncia y otro jefe dijo que estaba en reunión

Un nuevo modo para estafar están utilizando al menos tres personas, hasta el momento detectadas por EL NUEVO DIARIO. La estafa consiste en que un ciudadano llama al teléfono de personajes conocidos, haciéndose pasar por monseñor Bernardo Hombach, para solicitar ayuda económica para una mujer, quien supuestamente padece de cáncer de mamas y recibe tratamiento de quimioterapia en el Hospital Berta Calderón.
La mañana de ayer, el director de END, Francisco Chamorro, recibió una llamada del número celular 833-58778 y la persona que habló dijo ser monseñor Hombach. Hablando español, pero con acento alemán, solicitó a Chamorro la cantidad de 2 mil 380 córdobas para poder comprar una inyección que supuestamente necesita Melinda González, quien padece la enfermedad.
Luego que la primera llamada terminara, al parecer por falta de saldo, Chamorro procedió a llamar a su teléfono a monseñor Hombach para enterarse a fondo de la solicitud, pero éste respondió sorprendido por lo sucedido ya que aseguró que no había solicitado ningún dinero y que las solicitudes de ayuda para otras personas las hace personalmente o envía una carta.

Impostor llama de nuevo
El impostor volvió a llamar al director de END y en esta ocasión Chamorro le siguió el juego. El estafador propuso que se enviara el dinero con un chofer y lo entregaran a Melinda González y a su esposo, Augusto César Núñez, quienes estarían esperándolo en la entrada del Hospital Berta Calderón.
Un equipo de END nos dirigimos hacia dicho hospital, pero al momento que llegamos no estaban los solicitantes, por lo que llamamos al número antes indicado. Con la misma voz, imitando a Hombach, la persona nos dijo que no nos moviéramos del lugar porque Núñez llegaría a buscar la ayuda y así fue.
Nos dijo que él y su esposa son de Granada y que ella había regresado a ese departamento. Dijo que ella necesitaba ciprofloxacina, medicamento utilizado para tratar las infecciones, y otros medicamentos.
“Ella no necesita operación porque le hacen quimioterapia, necesita una inyección, no recuerdo el nombre exacto porque es bien largo, pero hay una que vale un mil 830 y otra que vale 2 mil 380, hay otras que valen 76 pesos, son de diferentes precios”, dijo Núñez.
El esposo de la supuesta paciente se percató que no llevábamos el dinero y negó que ellos se hayan contactado con el sacerdote para pedir ayuda. Aseveró que buscaron apoyo de un hombre al que sólo conocen como Rushel, de quien no pudo dar razón y sólo se limitó a decir que éste ayuda con alimentos a los pacientes del hospital.
Al preguntarle, quién le había avisado que lo esperábamos en la entrada del hospital, respondió que “Carlos Grisby me avisó, él es quien trabaja con Rushel…me dijo: “mirá te van a llevar una cajita de las inyecciones que estás ocupando”.

Difícil lograr apoyo policial
END buscó apoyo en la Policía del Distrito Tres para detener a los que están utilizando el nombre de religiosos reconocidos para pedir ayuda. Solicitamos la ayuda a varios jefes intermedios, pero fue imposible conseguirla. Un inspector se limitó a decir que sólo actúan si hay denuncia, un detective expresó que iba a una reunión y no tenía tiempo y finalmente nos dijeron que esperáramos a que saliera de una reunión el jefe de turno.
Al final fuimos solos a la cita y Núñez, tras una breve plática y preguntas que le hicimos, se fue caminando hacia el centro comercial Zumen, mientras la directora del Hospital Berta Calderón, afirmó que en los registros que habían revisado, hasta ayer, no tenían ninguna paciente con el nombre de Melinda González.