Nacional

“Caso Amelia es una emergencia médica”

* “Cualquier especialista en Oncología sabe que para un tratamiento de quimioterapia no se puede exponer a una mujer embarazada”, dijo el doctor Oscar Flores Vigil * Minsa todavía no da ninguna señal sobre la joven de León, quien padece de cáncer y está preñada

Rafael Lara

La aplicación de la suspensión del embarazo por emergencia médica, como solicitan en el caso de “Amelia” que padece de cáncer, no sería el primero desde la penalización del aborto terapéutico, ya que existen precedentes como el reciente caso de la niña embarazada de 12 años a la que públicamente se le llamó “Mariana”.
“Marianita fue atendida por los médicos del hospital “Bertha Calderón” y se determinó suspender el embarazo por las dificultades y el riesgo para la vida de la niña, quien sufría de insuficiencia cardiaca. Eso fue el resultado de una junta médica que se reunió con abogados, y tras los estudios científicos pertinentes, aplicaron el protocolo de atención. Se realizó sin problemas y sin persecución judicial”, indicó el especialista Oscar Flores Vigil, Presidente de la Sociedad Nicaragüense de Ginecología y Obstetricia.
“Cualquier especialista en Oncología puede decir que para un tratamiento radiológico o de quimioterapia no se puede exponer a una mujer embarazada. Así, una mujer embarazada baja sus defensas inmunológicas para dar lugar al crecimiento del feto, y al bajar las defensas en una embarazada se permite el desarrollo de las células cancerígenas. Los tratamientos contra el cáncer, lo que hacen es reducir el desarrollo celular para evitar la invasión de las células cancerígenas, pero también afecta a las células normales, y principalmente afecta a un niño que está en pleno desarrollo”, explicó el especialista, agregando que para esto es necesaria la interrupción del
embarazo.

Minsa no da ninguna señal
Hasta el momento las autoridades de salud siguen sin tener un resultado de las acciones que determinarán o no la suspensión del embarazo de la joven denominada “Amelia”. Según Marta María Blandón, quien forma parte del Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto Terapéutico, para quien la indecisión no es más que dejar que pase el tiempo, mientras en las entrañas de la muchacha el cáncer avanza.
“Le han mejorado la atención, la trasladaron a un área privada y están dando facilidades a los familiares que la asisten, pero no está recibiendo medicación contra su enfermedad y esto es grave porque el cáncer no se detiene”, comentó.
Para Wendy Flores, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, esperan que la decisión que tome la junta de médicos se apegue al carácter científico y profesional para salvar la vida de una persona.