Nacional

Obra en Cedro Galán quedó “a medio palo”

* Alcaldía no da la cara para explicar a pobladores sobre suspensión de muro de contención, considerado de prioridad por los pobladores.

El calvario de los pobladores de Cedro Galán, ubicado en el kilómetro 12 de la carretera vieja a León, continuará esta temporada lluviosa, debido a que la Alcaldía de Managua dejó “a medio palo” las obras que realizan para evitar inundaciones en un sector de esta comunidad.
La expectativa que generó el inicio de la construcción de un muro de contención y de otras obras de limpieza, para frenar las corrientes en el sector, se diluyeron hace dos semanas, cuando la empresa constructora suspendió los trabajos, dejando inconclusa la obra.
Por lo menos 15 familias viven en riesgo permanente por las lluvias, ya que se encuentran en un cruce de corrientes que este año podría aumentar, ya que afirman que el trabajo quedo inconcluso y los constructores dejaron materiales en el cauce cercano a las viviendas.
Socorro Martínez, pobladora de esta comarca, afirmó que su casa es la que más sufre por las inundaciones ya que por su patio pasan dos corrientes que vienen de diferentes direcciones. “Cada año el muro de contención con sacos de tierra va creciendo”, afirma, mientras nos muestra por dónde pasa su calvario cada temporada lluviosa.
“Una vez vino Alexis Argüello (ex alcalde) y me dijo que me iban a reparar esto”, dijo doña Socorro. La alcaldía al parecer tuvo la buena intención, pero dejó el trabajo “a medio palo” hace dos semanas.

Constructora se fue
Nadie les ha dicho nada, pero los constructores --una empresa privada-- se retiraron sin decir nada, y sólo argumentaron que ya no tenían materiales.
Por la calle que atraviesa las últimas casas de Cedro Galán se puede observar los materiales y los pedazos de obras, que a simple vista reflejan un pésimo trabajo de contención que hizo la empresa constructora, cuyo nombre desconocen los pobladores.
“Yo estaba a cargo de verificar los avances de las obras por parte de la población, y a mí no me dijeron nada del retiro”, aseguró María Julia Torres, también pobladora del lugar, quien agregó que lo único que supo es “que se les terminaron los materiales a los constructores”. Aunque agregó que más bien los malgastaron.
La afectada afirma que van a ir a la Alcaldía a pedir una explicación sobre por qué se suspendió la obra, ya que hasta la fecha ni los constructores privados ni la Alcaldía han llegado a darles ninguna explicación sobre la posibilidad de que continúen las labores de construcción, ya que es una zona de alto riesgo. “El año pasado la corriente casi se lleva una casa”, agregó.
“Ésta es la prioridad más importante que tenemos en este momento”, afirmó María Julia Torres, quien se muestra molesta por la suspensión del trabajo.
En el lugar quedó un muro de piedras, que está en medio de lo que podría ser la pasada de la corriente, y que difícilmente podría resistir una corriente relativamente fuerte, además, dejaron algunas decenas de llantas, una rampa de piedra volcánica cubierta con cemento de pésima calidad, que quedaría lavado con las primeras lluvias, según constató EL NUEVO DIARIO en un recorrido por el lugar.