Nacional

Una rara auditoría privada en el Inatec

* No se sabe la finalidad ni si se trataba de una firma autorizada

Al parecer al Instituto Nacional Tecnológico le salió el tiro por la culata al contratar una consultoría privada, la cual además de costar una buena suma de dinero, reiteró los hallazgos presentados por la Contraloría General de la República.
En julio de 2009, el Inatec contrató los servicios privados de Francisco Roberto Suárez, administrador de empresas, por un monto total de 66 mil córdobas, la cual se pagaría en dos meses, y cuyo informe se entregaría en dos partes, la primera comprendería el 75 por ciento y la segunda y final el 25 por ciento.
El objetivo de la Consultoría era la de “realizar labores de apoyo para que el sistema de Presupuesto emita reporte que alimenten las rendiciones de gastos registrados en el Sigfa Autónomo (Sistema Integrado de Gestión, Administrativa, Financiera y de Auditoría), ubicado en la Dirección General Administrativa y Financiera”.

Las primeras grandes diferencias
En un primer informe entregado en agosto del año pasado, Suárez González destaca que hay una diferencia entre la contabilidad y el presupuesto del Inatec. “Se encontró que la información presupuestaria de la ejecución no es validada con los pagos efectuados por medio de la Oficina de Contabilidad, existe diferencia entre la información que registra el Departamento de Presupuesto de Inatec y el Departamento de Contabilidad al no validar oportunamente la información”.
Por otro lado, se encontró diferencias entre el sistema de presupuesto del Inatec y el Sigfa Autónomo, de forma que según el informe, “se comprobó que la información de estos dos sistemas de presupuestos no es validada antes de ser registrada (y) logramos encontrar diferencias significativas”.
Este primer informe también, al igual que la Contraloría, destacó la falta de ingresos en el registro del Sigfa autónomo de la fuente de 13 ingresos propios de la recaudación, provenientes de la recaudación del 2 por ciento.

Cifras coincidentes con Contraloría
Según el informe independiente, la institución percibió 534.1 millones de córdobas, sin embargo, en el Sigfa Autónomo sólo se reportaron 375.9 millones, por lo que solicitó al ministerio de Hacienda y Crédito Público una ampliación por la suma de 4.6 millones de córdobas, con lo cual llegaron a 380.5 millones.
Pero con este monto se refleja una diferencia de 153.6 millones de córdobas “no reportado al Sigfa Autónomo, de acuerdo con lo establecido en el artículo 52 de las Normas de Ejecución y Control Presupuestaria para el año 2008”.
También reportan falta de registros en el Sigfa Autónomo de otros ingresos en concepto de ventas de servicios y bienes, al tiempo que destacan la ausencia de registro en este sistema de la donación de Caja Rural Nacional, Caruna, la cual tuvo un monto de 5.2 millones de córdobas.
En términos generales, no se registraron diferentes ingresos en el sistema, lo cual fue destacado por la Contraloría General de la República, y, posteriormente, señalado por la consultoría independiente realizada por Francisco Roberto Suárez González.
Posteriormente, en septiembre, Suárez González entregó un segundo informe que contenía el restante 25 por ciento de la consultoría, con lo cual concluye el estudio realizado al Inatec.

El resto del informe
En la carta de remisión, Suárez le señala al director general administrativo financiero, Pablo Emilio Quiroz Dávila, que en el informe realizado Validación de Información en los Sistemas de Presupuestos de Inatec versus Sigfa Autónomo, se encontraron “discrepancias en la información de la ejecución presupuestaria de ingresos y egresos”.
En este informe final, el consultor reitera lo señalado en el primer informe, haciendo algunas recomendaciones.
El primer informe entregado en agosto contiene seis páginas de detalles de los hallazgos, similares a los de la CGR, y 12 páginas más de anexos estadísticos. El segundo informe entregado en septiembre contiene un informe descriptivo de nueve páginas, y un anexo de 19 páginas, con los mismos cuadros estadísticos.

Firmas diferentes
Sin embargo, llama la atención la diferencia entre las firmas del informe de agosto, con las de los restantes informes e incluso, en la firma de recibido de los cheques aparece el nombre a mano de Francisco Suárez, cuya letra es totalmente diferente a la que rubrica el informe.