Nacional

Aborto terapéutico o la mata el cáncer

* Médicos advierten que para contrarrestar el avance de las células cancerosas, se requiere aplicarle quimioterapia, pero el bebé no soportaría el tratamiento * 20 organizaciones enviaron el caso documentado a la CIDH, para que requiera al Estado nicaragüense la adopción de medidas urgentes para salvarle la vida * Una comisión médica estudia el caso, prometen tener respuesta para la próxima semana, mientras la paciente podría agravarse

La denuncia sobre el caso de la joven “Amelia”, nombre ficticio que pidieron se diera a la paciente, se presentó en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, donde entre lágrimas, los familiares --que prefirieron omitir sus nombres-- pidieron a las autoridades de Salud que hagan algo para salvarle la vida a esta mujer de 27 años, que de fallecer dejaría en la orfandad a una niña de 10 años.

“Mi hermana está hospitalizada en León. En representación de mi mamá y de mis hermanos estamos pidiendo que se le haga el tratamiento. Estamos pidiendo que no se olviden de que mi hermana es un ser humano. Que el tratamiento… sea pronto, porque su situación es difícil y cada vez…”, dijo la hermana de la paciente, quien no terminó sus palabras, al sentir que no podía contener sus lágrimas frente a las cámaras.
El doctor Óscar Flores Vigil, Presidente de la Sociedad Nicaragüense de Ginecología y Obstetricia, explicó que “Amelia”, originaria del departamento de León, tiene cáncer metastásico que ha avanzado mucho, y con el embarazo se ha agravado.

Un dilema espantoso
“Para tratar el cáncer, lo único que puede salvarle la vida es la quimioterapia, pero esto significa que tendría que hacerse un aborto terapéutico, ya que el bebé no soportaría la radiación. El bebé en desarrollo podría sobrevivir, pero seguramente quedaría afectado con daños severos en su constitución física”, dijo Flores.
El especialista indicó que de no hacerse la quimioterapia, es seguro que el desenlace será negativo para ella, porque aunque el embarazo podría sobrevivir a la enfermedad, evidentemente se acortará la vida de la mamá y se acelerará el proceso de avance del cáncer.
Se debe tomar en cuenta, asimismo, que el niño también estaría en peligro, pues el deterioro de la salud de la madre podría llegar a interferir en las condiciones vitales mínimas que necesita un ser humano para sobrevivir.

El caso más doloroso conocido por doña Vilma
La doctora Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Cenidh, aseguró que en 20 años de trabajo en derechos humanos, éste es uno de los casos más dramáticos y dolorosos que le ha tocado abordar.
“La muchacha tiene 15 días de estar en el Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales”, sin que la dirección del centro tome una decisión al respecto. Estamos ante la insensibilidad gubernamental y las barreras de acero para el ejercicio de los derechos de las mujeres”, dijo.

Envían caso a la CIDH
Tanto el Cenidh como el Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto Terapéutico, enviaron una solicitud para medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
“La solicitud está firmada por 20 organizaciones nacionales e internacionales en la que se pide que esta instancia internacional requiera al Estado de Nicaragua la adopción de medidas urgentes para proteger de inmediato la vida e integridad física de “Amelia”. Al mismo tiempo, se solicita que no se tomen medidas contra el personal médico ni contra terceras personas que la están apoyando”, comentó.
Marta María Blandón, coordinadora del Grupo Estratégico, señaló que desde el 12 de febrero se giró carta al director del hospital, al ministro de salud, al Presidente de la República, a la Sociedad de Ginecología y Obstetricia, apelando a que hagan lo que tengan que hacer, y que el Estado cumpla con su deber de salvar la vida de todas sus ciudadanas.
Por su parte, el doctor Ricardo Cuadra, Director del Hospital de León, aseguró que la paciente ingresó al centro asistencial el dos de febrero con dolencias en distintas partes del cuerpo, fue ingresada inmediatamente al confirmarse que estaba embarazada.
Según el diagnóstico, la paciente, originaria de la comunidad costera de Poneloya, presenta tres tumores. Los familiares han solicitado al hospital la interrupción del embarazo para que posteriormente pueda recibir quimioterapia.

Esperan respuesta de comisión médica
“Es un caso complicado porque está en juego la vida de la madre y la del niño, nosotros no vamos a tomar una decisión a la ligera, una Comisión de Médicos Especialistas que fue integrada por ginecólogos, oncólogos y ginecoobstetras se reunirá hoy para valorar la situación con base en evidencias científicas, y en función de las leyes que rigen a la institución”, apuntó.