Nacional

“Misión cumplida” de brigada humanitaria que regresó de Haití

* Impactados por las imágenes que observaron en la desvastada nación, afirman que todavía hay mucho por hacer por los afectados * “En nuestro país es necesario afinar un plan de preparación ante desastres naturales como el ocurrido en territorio haitiano”, señala el general Mario Perezcassar

Las brigadas de apoyo humanitario que envió Nicaragua a Haití acumularon una permanencia de 34 días tratando de reducir un poco el dolor de los afectados por el terremoto. Ayer, en horas de la tarde, regresó el último contingente compuesto por 19 soldados, nueve médicos y el traductor, quien es originario de la nación afectada.
Todos coincidieron en que todavía hay mucho por hacer, pero que sentían la sensación que deja la satisfacción de haber ayudado al prójimo.
Las brigadas nicaragüenses lograron sacar de los escombros a seis personas, atendieron 17 centros de albergue donde estaban casi 50 mil haitianos, y dieron 25 mil 550 atenciones médicas.
“Es una tragedia, porque todavía se ven los estragos, y miles de ciudadanos están en centros de refugio. Todavía hace falta organización, todavía hace falta comida”, aseveró el general de Brigada, Mario Perezcassar, responsable del contingente.
La capitana Martha Porras, quien es pediatra e integrante de la brigada del Ejército, recordó que todas las escenas de sufrimiento que vio son impactantes, pero ninguna como la protagonizada por los niños, quienes a pesar de recibir la anestesia que mitigaría el dolor al momento de las intervenciones médicas, no paraban de llorar.

El rostro de la vida
Ronie Zamor, de origen haitiano, y quien sirvió de traductor a las brigadas nicaragüenses, dice que a su mente llegan muchas imágenes dolorosas de compatriotas que están viviendo uno de los peores momentos de su vida, y que en medio de la tragedia no podrá olvidar el rostro de una muchacha que fue rescatada luego de permanecer siete días bajo los escombros.
“A pesar de estar siendo removida de los escombros, ella sonrió. Sus hermanas se pusieron a llorar y todo el mundo aplaudió a la brigada nicaragüense, felicitando, agradeciendo este gran esfuerzo”, recordó Zamor.
Añadió que los saqueos han cesado, pero que los haitianos continúan bajando los alimentos de los camiones sin autorización de los mandos correspondientes.
Señaló que el futuro de Haití depende de sus pobladores, y que la lucha por reconstruirlo será larga, pero que al final lo lograrán con el apoyo de los pueblos solidarios.

Nicaragua necesita un plan
El general Perezcassar dijo que en nuestro país es necesario afinar un plan de preparación ante desastres naturales como el ocurrido en Haití.
“Necesitamos trabajar más en el plan y mayor preparación de la población, porque conocemos cuáles son las causas, qué es lo que puede haber, sabemos cuáles son las zonas que pueden ser afectadas. Ahora sólo falta que la población se empodere de esto”, expresó.
Perezcassar coincidió con especialistas en temas de desastres y de construcción de viviendas, quienes han expresado que existe un desorden en el crecimiento de las ciudades y que hay una falta de control en los materiales que son utilizados en proyectos habitacionales.