Nacional

¡Tumarín va!

* También se ejecutará exploración petrolera por consorcio estadounidense Noble Energy en los Bancos del Caribe, Tyra e Isabel * Rosales explicó que se actuó fuera de jurisdicción, ya que tanto los recurrentes como los recurridos son de Bluefields y no de Chontales * Con esta decisión se podrá construir en cuatro años hidroeléctrica, una subestación con su línea de transmisión de unos 70 kilómetros de extensión y un embalse de unos 55 kilómetros cuadrados

Martha Vasquez

Las labores de construcción de la Central Hidroeléctrica Tumarín, en La Cruz de Río Grande, Matagalpa, se reactivarán en los próximos días, pues la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia revocó ayer el Recurso de Amparo dictado en diciembre pasado por el Tribunal de Apelaciones de Juigalpa, que mandó a suspender la concesión y construcción de este megaproyecto, además de la exploración petrolera de la firma Noble Energy en el Caribe.
“Nos pronunciamos sobre el Recurso de Amparo que había sido introducido por tres miembros del Consejo Regional de la RAAS, en contra de la resolución del Consejo, que había aprobado la concesión de la construcción de la hidroeléctrica Tumarín y una petrolera. Se revocó ese auto dictado por Juigalpa mandando a suspender la decisión del Consejo”, expresó el magistrado Francisco Rosales, Presidente de la Sala Constitucional.
Según Rosales, la Sala resolvió la revocación de dicho auto porque se actuó fuera de la jurisdicción o competencia, ya que tanto los recurrentes como los recurridos son de Bluefields y no de Juigalpa.
Con el proyecto Tumarín se contempla construir durante cuatro años una planta hidroeléctrica, una subestación con su línea de transmisión de unos 70 kilómetros de extensión, un embalse de unos 55 kilómetros cuadrados (con 30 metros de profundidad máxima), y su respectiva represa de 60 metros de altura, en una zona ubicada exactamente entre la desembocadura del Río Grande, la comunidad de Apawas y la de Tumarín, en La Cruz de Río Grande, Matagalpa.
Eso anuncia la reubicación de unas 300 familias que ahora habitan en un perímetro de 370 manzanas que serán inundadas, a quienes se les pagará por sus propiedades conforme un estudio de levantamiento catastral del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).
Por su parte, el consorcio estadounidense Noble Energy había suspendido labores de exploración petrolera en Banco Tyra y Banco Isabel, por un recurso similar. La primera zona está ubicada a 120 kilómetros al sureste de Puerto Cabezas, y la otra, a 170 kilómetros al noreste de Bluefields. Ambas áreas tienen una extensión de 800 kilómetros cuadrados.

TAJ se extralimitó
En el caso de Tumarín, Rosales fue enfático: “El Consejo Regional tiene su sede en Bluefields, los recurridos y recurrentes también, así que nada tenían que venir a hacer, por razón jurisdiccional, territorial, a Juigalpa”.
En cuanto a la suspensión del acto, según Rosales, el TAJ se extralimitó en sus funciones, porque en los casos donde priva el interés nacional no se manda a suspender los actos de oficio.
“Se extralimitaron en sus funciones, porque en este caso no se puede mandar a suspender de oficio nada, porque está en juego el interés nacional, y se necesita que esas concesiones empiecen a funcionar para que en el caso de Tumarín se regenere los 200 megawatts que el país necesita, lo mismo sucede con la concesión petrolera”, agregó.

Antecedentes
Y es que el Consejo Regional Autónomo del Atlántico Sur, Craas, otorgó un permiso a la empresa Centrales Hidroeléctricas de Centroamérica (CHC), que pertenece al consorcio brasileño Queiroz Galvâo, para que iniciara la construcción del megaproyecto Tumarín el 21 de diciembre pasado.
La obra inició en esa fecha, pero fue suspendida temporalmente una semana después, el 28 de diciembre de 2009, cuando el TAJ de Chontales dejó sin efecto el inicio del proyecto, luego de que tres miembros liberales de la Junta Directiva del Craas --Olga Smith, primera vicepresidenta; Glenford Abraham, primer secretario, y Alberto Flores, segundo vicepresidente--, se ampararan tras la resolución inicial. Ellos alegaron “posibles daños causados a los lugareños por el proyecto”.
La mayoría de los integrantes del Consejo Regional estaba en desacuerdo con dicho amparo porque consideran que lesiona el espíritu de autonomía, ya que esa decisión había sido consensuada, por todos, el 21 de diciembre de 2009.
Se espera que este proyecto genere unos 220 megavatios de energía eléctrica en su máxima capacidad, y reduzca en unos 100 millones de dólares anuales la factura petrolera del país. Silvio Conrado, titular del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el lunes pasado anunció un financiamiento de 210 millones de dólares, de los 750 millones que demanda en total para que sea inaugurada en 2013.

Con la colaboración de Oliver Gómez.