Nacional

Muchos implicados en cuento “del modelaje”

* Al parecer, red sigue funcionando en otra página web * Jovencitas de vuelta en Estelí dan todos los pormenores y hunden a Torres Orellana

MANAGUA y ESTELÍ
Docenas de fotos están en el expediente del caso de Jorge Torres Orellana, procesado en El Salvador por presunta utilización de menores de edad para pornografía, trata de personas e inducción a la prostitución, de lo cual fueron víctimas siete niñas nicaragüenses y dos dominicanas, una red que aún se mantiene activa.
Según los informes y colaboración del Diario de Hoy, de El Salvador, todo hace indicar que los de la red tenían algún tiempo operando, sin embargo, durante el allanamiento sólo se encontró a las nicaragüenses, a las dominicanas, y en su país no hay más denuncias hasta el momento.
“No se puede saber la procedencia, si son nicas, salvadoreñas o de otros países”, dijo nuestra fuente, agregando que si bien las autoridades allanaron y detuvieron a la pareja de Torres Orellana, se identificó que los anuncios colgados en internet --el de “acompañantes”, y el que ofrecía “chicas caribeñas” a 60 dólares la media hora de intimidad-- reaparecieron con otra dirección, sosteniendo los mismos contactos y números telefónicos.
Por eso se presume que continúan operando, teniendo en cuenta que desde mayo del año pasado, Torres Orellana está prófugo, aunque reapareció como supuesto asesor de 10 estadounidenses que ilegalmente trataron de sacar a niños de Haití.

Acciones del consulado nica
Por su parte, Maher Hani Rimawi, Cónsul General de Nicaragua en San Salvador, nos aseguró que a las niñas se les dio la asistencia necesaria, y negó que la embajada haya entregado pasaportes a las mismas.
“Nosotros no tramitamos pasaportes. Lo que expedimos son salvoconductos, y se les entregaron a las niñas a petición del Instituto Salvadoreño de Niñez y Adolescencia, ISNA, para el proceso de su retorno a Nicaragua”, aclaró.
El diplomático comentó a EL NUEVO DIARIO que llamaron a la embajada y conocieron de las dos niñas. Al entrevistarlas narraron su drama, por lo cual se dirigieron ante las autoridades competentes de El Salvador.
“Hablamos con la División Contra la Trata de Personas, de la Policía Civil de El Salvador, las resguardamos y se realizó un allanamiento nocturno en la dirección que se obtuvo. Ahí encontramos a tres jovencitas nicaragüenses y a dos dominicanas adultas”, expresó.
Añadió que “en el caso de nuestras conciudadanas, les brindamos la atención y coordinación para que entregaran su testimonio adelantado para el proceso judicial. Posteriormente fueron repatriadas”, explicó el cónsul, quien quiso dejar muy claro que nunca se les entregaron pasaportes a las muchachitas.
Rimawi indicó que el ISNA se hizo cargo de las niñas hasta que fueron llevadas a la frontera nicaragüense, donde las entregaron al Ministerio de la Familia.

No hay denuncia en Nicaragua
La fiscal Odette Leytón, Directora de la Unidad de Género del Ministerio Público, y parte de la Comisión Nacional Contra la Trata de Personas, Cnctp, dijo que están a la orden de las autoridades salvadoreñas para facilitar lo que necesiten en el caso de las niñas aparentemente traficadas por Torres Orellana.
“Con la noticia me dediqué a investigar en otras instancias qué es lo que hay sobre el caso, y me informaron que las niñas fueron repatriadas. Me dijeron que se les hizo un anticipo jurisdiccional de prueba en El Salvador, antes de regresar a Nicaragua. En el Departamento de Delitos Especiales, la teniente Mónica Moreno, que trabaja don el tema de trata de personas, dijo que no lo manejaba”, afirmó la fiscal.

Posibles contactos activos en Nicaragua
Grethel López, Directora de Casa Alianza, organización que aborda el tema de niñez en situación de riesgo, mencionó que es preocupante la problemática, pues no se sabe qué tan grande es la red formada por este tipo de personas y que traspasa fronteras. Considera que si venía a Nicaragua en busca de niñas, es muy probable que tuvieran sus contactos en nuestro país.
“Al conocer el caso a través de EL NUEVO DIARIO, nos pusimos en contacto con las fuentes que abordan el tema de delitos especiales, además, buscamos en nuestras fuentes de información a nivel centroamericano para conocer si había otras conexiones en otros países, y hasta el momento no se reporta de Casa Alianza Honduras, ni de Guatemala, que haya conexiones de Torres Orellana en esos países. Estamos activados en busca de algún hilo que conecte a esta persona con otros casos”, dijo López.

Las cinco menores son de Estelí
Cinco de las siete menores que viajaron a El Salvador, bajo el falso ofrecimiento de convertirlas en modelos, y que luego intentaron prostituirlas, ya se encuentran en Estelí
Aparentemente están bien de salud, pero de acuerdo con tres sicólogos y un siquiatra, tienen ligeros trastornos emocionales.
Tres de las jovencitas --de 14, 15 y 16 años-- son primas y viven en un barrio de esta ciudad. La abuelita materna dijo que fueron más de 30 días de angustiosa desesperación los que vivieron los miembros de esa familia, luego de conocer que se encontraban en El Salvador.
Las adolescentes, esquivas y hasta agresivas, señalaron que iban a visitar a una amiga. Que se dirigían a pie por una zona céntrica de la ciudad, y que al llegar a las cercanías de una gasolinera, fueron abordadas por una mujer que se movilizaba en un jeep nuevo.
Esa mujer les habría señalado que había una gran oportunidad de contactarlas con una empresa de modelaje en El Salvador, y que ahí serían integradas a una academia para posteriormente trabajar como modelos y ganar mucho dinero.
Atraídas por la oferta --sin informarles a sus familiares--, las muchachas abordaron el vehículo y salieron rumbo a El Salvador, sin llevar equipaje.
La mujer les dijo que en la capital salvadoreña les comprarían ropa nueva, y, en efecto, así lo hicieron. Al inicio también les cumplieron otros ofrecimientos, como buena alimentación y que se alojarían en buenos hoteles.
En su escueta conversación, las chavalas dijeron que conocieron a Jorge Torres Orellana, quien ahora aparece involucrado en un caso de intento de trasiego ilegal de 33 niños haitianos.
Aseguraron reconocer al tipo identificado como Jorge Torres Orellana, quien fue el que las recibió en San Salvador, luego de que la mujer de iniciales K.T., de origen esteliano, las trasladara a ese país con falsas promesas.
En este caso también estarían involucrados un homosexual y una mujer que vive en uno de los barrios de la zona central de Estelí.
Del gay y de la mujer que estarían vinculados al caso, se sabe que tienen su “corredor”, es decir, su itinerario de Managua-Masaya-Granada y León, para luego viajar a Estelí, donde se reunirían con las muchachas a las cuales engañan y que llevarían a otros países para prostituirlas.
De las jovencitas supieron tres semanas y media después, cuando precisamente se comunicaron vía telefónica para decirles que estaban en El Salvador y que las querían prostituir.
Señalaron que saben que las otras dos muchachas retornaron al país después de que ellas lo hicieron. Sin embargo, revelaron que las otras dos muchachas habrían viajado, una a México y la otra a Guatemala.

Torres convivía con tres
Se conoció que Jorge tenía en su red a varias mujeres y que convivía con al menos tres, y que tal situación era de común acuerdo con ellas.
Luego de conocer la situación, los familiares se contactaron con una fundación de esta ciudad y allí les ayudaron, junto a las autoridades de la cancillería y de la embajada.
Las adolescentes están conscientes de que las obligaron a mentir a las autoridades del consulado nica en San Salvador, para cambiarse la identidad y la fecha de nacimiento, para aparentar ser mayores.
Algunas de las jovencitas confirmaron públicamente que Jorge Torres Orellana intentó prostituirlas y después venderlas a cada una en 150 dólares.
Las adolescentes, al conocer que iban a ser vendidas y que un guatemalteco negociaba con Torres para tener sexo con una de ellas, se negaron, se libraron de su cautiverio e interpusieron la denuncia ante las autoridades.