Nacional

Sanjuaneña señala a la Policía de arruinarle la vida

* “Dañaron mi reputación, y aunque me liberaron porque no pudieron probar nada, todavía me tienen ocupados los bienes, incluyendo una panga que usamos para la pesca artesanal”, dice Delfina Ulloa

Lesber Quintero

RIVAS
Preocupada y con su moral decaída, dice estar la señora Delfina Ulloa Coronado, luego de que la Policía Nacional la arrestara durante tres días por vincularla a una banda de narcotraficantes, pero, al final, el Ministerio Público desestimó la acusación en su contra por no encontrar indicios de pertenecer a dicha banda.
“Pero el daño a mi persona y a mi familia ya está hecho. Mi reputación se cayó con la actuación nada profesional de la Policía, porque con el fin de demostrar públicamente que están trabajando en la lucha contra el narcotráfico, afectan a inocentes que nada tenemos que ver y que nos ganamos la vida digna y honradamente, y eso es algo que es fácil de demostrar en mi caso “expresó.
Ulloa Coronado fue parte de los detenidos en los operativos que la Policía Nacional realizó conjuntamente el 15 de enero en Masaya, Rivas, San Juan del Sur y Ciudad Sandino, a raíz de la captura del tico Juan Carlos Guido Bolandi, al cual se le ocupó en el Hotel Río Lago, del municipio de Rivas, 474 kilos de cocaína con 506.3 gramos, que trasladaba en una camioneta cerrada placa costarricense 667603.
En sus investigaciones, la Policía se percató de que el tico trabajaba con una banda organizada para trasladar droga de Costa Rica a Guatemala, y procedió a realizar las “redadas”, y hasta incluyeron inicialmente en la acusación a una persona influyente.
Al final, la misma comisionada mayor, Glenda Zavala, y el subdirector de la Policía Nacional, Carlos Palacios, se tuvieron que reunir con el juez Diógenes Dávila, de Rivas, para excluir de la acusación a esta persona.

Le ocuparon bienes
“Pero conmigo no ocurrió lo mismo. A mí me tuvieron detenida tres días, y eso no se lo deseo a nadie, porque el trato que le brindan a un detenido es pésimo… y sin comprobarme nada, me ocuparon la escritura de mi casa, una panga, 13 mil 600 córdobas, una camioneta y hasta mi cédula, y a la fecha no me regresan nada”, exclamó.
Agregó que en la redada también fueron arrestados su cónyuge, Edwin Antonio Granados Álvarez, y su cuñado Norlan Javier Granados Leal, quienes según ella, tampoco tienen que ver con la supuesta banda narco del tico.
Explicó que la panga que la Policía le ocupó la utiliza para la pesca artesanal y para realizar los tours que llevan a cabo con visitantes alojados en los hoteles de San Juan del Sur.
A la vez, señaló que en la ciudad turística la población conoce cómo se ha esforzado para llegar a adquirir esa panga, su vivienda y la camioneta que también permanece ocupada.
“Primero vendíamos cerdo, y desde hace 24 años nos dedicamos a la pesca. La casa es producto de la venta de dos terrenos, debo en un banco, y el dinero que me ocuparon era para dar un abono, por lo que nada es producto de actividades ilícitas”, comentó.
En San Juan del Sur, Ulloa Coronado está siendo respaldada por pescadores, que con sus firmas dan fe de la buena conducta de ella y de su familia. Entre quienes la están apoyando se encuentra Fernando Ruiz Prado, delegado nacional de la Confederación de Trabajadores del Mar, quien expresó que no es correcto como se está tratando a esta familia. “Sus derechos están siendo violentados, porque no le encontraron nada, y aun así la detuvieron, le ocuparon sus bienes y no se los regresan”.