Nacional

Destrucción en Alcaldía de La Paz Centro la pagarán los pobladores

* Dice que prescindirá de proyectos programados a ejecutarse a favor de los habitantes del municipio

El “jueguito” de incendiar el despacho de la alcaldesa de La Paz Centro tendrá consecuencias no muy graciosas que digamos, puesto que la comuna prescindirá de proyectos programados a ejecutarse para el bien de todo el municipio, para así poder restaurar los daños ocasionados en las instalaciones de la comuna.
En el incendio provocado por un grupo de transportistas, enardecidos porque la municipalidad no respondía a las peticiones de suspender las concesiones de taxis entregadas al párroco y a un familiar de la edil, dejó sin escritorio, sillas, y sin aire acondicionado la oficina de la alcaldesa Lesbia Abarca.
“Todo quedó destruido. Ahí se fueron el telefax, el aire acondicionado, la computadora, la impresora, el cielo raso. Un equipo de la alcaldía está trabajando en la remodelación de toda la oficina, no se sabe cuánto vamos a gastar en eso, pero pueden ser unos cien mil córdobas”, estimó Abarca.

Prescindirá de proyectos
Agregó que “ahora vamos a tener que prescindir de algún proyecto programado para reparar el daño que ellos hicieron en la oficina y en todos los equipos tecnológicos. Hay que reacondicionar la oficina, comprar desde las sillas, porque no puedo atender a las personas de pie, vamos a revisar si funcionan los equipos, si no, tendremos que comprarlos nuevos”, expresó.
Asimismo, consideró que el tema de las concesiones privilegiadas no era tan grave como para hacer algo así, tomando en cuenta que las instalaciones dañadas le pertenecen a la comunidad.
“Ésta es la alcaldía de todos los pobladores, y nosotros como autoridades somos transitorios, y cada peso que se invierte aquí sale de los impuestos que pagan los mismos ciudadanos”, advirtió la funcionaria.
Según la alcaldesa, el acto perpetrado en su contra el lunes recién pasado, fue un acto vandálico, criminal y premeditado.
“Exactamente con las personas de la comisión estuvimos reunidos en mi oficina, y sabían precisamente que yo estaba en ese cuarto. Gracias a Dios yo tenía como dos minutos de haber salido del despacho cuando rociaron con gasolina y le pegaron fuego”, apuntó.
“Si hubiera estado en mi oficina en ese momento, ni siquiera hubiera tenido la oportunidad de salir, porque es un cuarto totalmente hermético. Hubiera quedado instantáneamente asfixiada por el humo”, refirió.
A pesar de que casi pierde la vida, suficiente motivo para acudir a las autoridades policiales y acusar a alguien, la alcaldesa no denunciará a nadie, porque así lo estima conveniente.
“Tenemos una posición oficial, y como gobierno municipal no vamos a tomar acciones en contra de nadie. Me reservo el derecho como ciudadana de señalar a un culpable. Además, estoy en un cargo público y no puedo acusar a todos los pobladores que estaban protestando, y nadie va a levantar la mano y decir “yo fui”. No puedo meter una demanda así dispersa, porque aquí ese día (el lunes) había alrededor de 100 personas, y no tiene lógica acusarlos a todos”, resaltó la alcaldesa Abarca.