Nacional

Toma de tierras y pleito entre CPC


Tania Goussen Acevedo

CARAZO

Machetes, champas y opiniones encontradas, es lo que se vivía en el reparto Roberto Clemente en el barrio Diriangén, ubicado a 2 kilómetros al norte del centro de la ciudad de Diriamba, después que sesenta personas llegaran a esta zona y se tomaran los terrenos aduciendo que no tienen dueños y que son del Estado.
Diego Contreras, integrante del comité de liderazgo sandinista, expresó a EL NUEVO DIARIO : “tenemos conocimientos que esos terrenos son del Estado porque fueron confiscados en los 80, el dueño de esa propiedad era un señor llamado Luis González y ahora este grupo integrado por personas del servicio militar y otras instancias, ante la necesidad y el déficit habitacional, se están asentando en el lugar”.

La otra versión
Francisco López, coordinador de los CPC del barrio, comentó que “desde las cuatro de la mañana de este sábado, un grupo de personas que dicen ser sandinistas arrancaron los alambres de los cercos, árboles y todo lo que encontraban a su paso para apoderarse de terrenos que ya tienen dueño desde hace más de 15 años, yo conozco a varios de éstos que se organizan en grupos para incentivar la violencia y hacer negocio”.
“No es justo porque a muchas personas de las que vivimos en este lugar nos costó comprar los solares y tenemos una escritura global y ahora fácilmente otros se los están tomando. Actualmente vivimos 16 familias y esperamos que lo manifestado por el presidente Ortega de no permitir las tomas de tierras se cumpla”, dijo el coordinador.
Mientras tanto, Flor Mendieta Romero, integrante de los tomatierras, dijo que según notificación del 4 de febrero de 2010, que les entregó el procurador departamental de la propiedad, Eduardo Villagra, “decía literalmente que el reparto Roberto Clemente etapa 1 y 2 son propiedad del Estado, y que en la fecha no se ha dado la titulación, los lotes nadie puede donarlos ni venderlos porque son del Estado y pueden ser destinados para garantizar techo digno a los nicaragüenses, entre ellos los cachorros y retirados del ejército”, aseveró la señora.
La Policía se hizo presente al lugar con el propósito de decomisar los machetes y calmar los ánimos de los pobladores.
Según estadísticas de las municipalidades de Carazo, la problemática del déficit es grande y la demanda de solicitudes para viviendas la estiman en unas 20 mil.