Nacional

La prensa es fundamental en la agenda verde

* Magali Rey Sosa no se limita sólo a escribir sobre proteger el medio ambiente * Guatemalteca impresionada con nivel de participación de nicaragüenses en el tema

Tania Sirias

Cuando uno oye hablar a Magali Rey Rosa, da la impresión que todos los problemas ambientales se pueden solucionar. La pasión con que defiende los bosques, los lagos, la flora y la fauna de su natal Guatemala, es un aliciente para los periodistas que cubren las agendas verdes.
Esta periodista, a través de los medios de comunicación logró parar un proyecto de transporte de madera en un Parque Nacional, detener una concesión petrolera en el lago Izabal, y otra en la laguna del Tigre, pero lo más gratificante y espiritual, comentó, fue la liberación de dos delfines que estaban en manos de un narcotraficante.
“Ver aquellos delfines libres en el mar, ya no en aquella piscina donde estaban presos fue gratificante. Estar con ellos en el proceso de reintroducción al mar, y ver cuando les abrieron las puertas para ser libres de nuevo fue algo conmovedor”, relató Magali.

Resumiendo su modo de vida
Al hablar de su vida la resume de la siguiente manera: “Soy vegetariana, ya que donde come un carnívoro, pueden comer 60 vegetarianos. Construí mi casa con madera de guano, trato de no usar metales, y sobre todo, trato de transportarme a pie o en bicicleta”, dijo.
Esta ambientalista también recicla el agua con que se baña, usándola en el inodoro. Con el agua que lava los trastos, la filtra para regar sus hortalizas orgánicas.
“Trato de ahorrar todo lo que pueda, incluso me pongo la ropa de mis hijas, con el fin de bajar mi nivel de consumo hasta donde pueda. Es decir que uso, reuso y reciclo para salvar la vida de este planeta”, comentó entre risas.

La prensa, una herramienta
Magali fue una de las expositoras en el seminario impartido por la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, donde compartió sus experiencias con periodistas nicaragüenses que cubren la agenda ambiental.
Esta ecologista dijo estar impresionada por el nivel de participación que tienen los nicaragüenses cuando se tratan temas tan importantes como la preservación del medioambiente.
“Veo como una sorpresa agradable que los periodistas nicaragüenses estén interesados en temas como el cambio climático”, expresó la reportera.
Además indicó que la prensa es una de las pocas herramientas que tiene la sociedad para estar informada sobre los temas ambientales.
“El periodismo ambiental era una cosa nueva, para lo que el lector no estaba preparado. Había poco interés, tanto del lector como del periodista mismo. Todavía no lográbamos percibir cuál era el nivel de importancia de los temas ambientales, más aún frente a temas tan cotidianos como la violencia, la corrupción, la inseguridad, el desempleo. Poco a poco esta situación ha cambiado, y cada vez hay más interés y más capacidad de parte de los periodistas”, dijo la periodista.

Cambios en materia ambiental
Magali comentó que en materia ambiental, ha habido cambios, pero los cambios para bien no llegan ni por cerca de los que ha habido en detrimento humano o ambiental. La ola del consumismo a nivel planetario es muchísimo más grande de las personas que tienen una conciencia ambiental.
Recalcó que hemos caído en una sociedad de consumo, pero ya es hora de aceptar que la tierra tiene límites, y que estamos en problemas. Afirmó que sólo haciendo cambios radicales podemos ver una mejoría en nuestro planeta.
“Estamos obedeciendo las leyes humanas, más que las leyes cósmicas, y esas últimas son las que vamos a aprender a respetar”, dijo la periodista en tono premonitorio.

Los atentados
Relató que durante sus denuncias contra las mafias de madera y narcotraficantes, ha sufrido momentos de mucha tensión, ya que siempre luchó al lado de sus cinco hijos. “Ese siempre fue mi temor, que les quisieran hacer un daño”, comenta aún consternada.
Dijo que una de las situaciones que más le impresionó fue una vez que dejaron señales que habían entrado a su casa. “Nunca me han lastimado, pero me han intimidado, y hasta me han amenazado de muerte”, expresó la ambientalista.
Refirió que hace años le tocó vivir una situación muy aterradora, donde aprendió que si el miedo iba a ser el sentimiento rector de su vida, era mejor irse de su país.
“El problema con el miedo es que te paraliza, y no podemos permitir que eso nos detenga, cuando debemos cuidar nuestros recursos. Como adoro mi tierra, y amo a mi país decidí quedarme y luchar por defender los bosques de Guatemala”, dijo Magali.
Agregó que “vivir es un riesgo, y uno puede minimizar ese riesgo estando atento. Mi punto vulnerable es mi familia, y ellos están conscientes de lo que hago, han aceptado el riesgo de ser mis hijos”, apuntó la periodista.
Magali hizo un llamado a los jóvenes, a que sientan el apego de la región centroamericana, ya que a pesar de que no somos una jungla de cemento, somos países que tienen una riqueza natural. Los jóvenes deben volver la mirada hacia lo espiritual, dijo la conservacionista.