Nacional

Consternación en Masaya por terrible crimen

* Padre del infortunado aseguró que su hijo nunca le dijo de problemas con su esposa, porque “luchaban juntos por salir adelante en la vida” * Después de ocho años de vivir en el vecino país, el cuerpo sin vida de Yamil Hernández López llegó repatriado ayer, y será enterrado hoy

Masaya y Costa Rica

Consternada se encuentran la familia de Yamil José Hernández López, de 32 años, quien falleció junto a sus tres hijos al ser envenenados y quemados por su compañera de vida y madre, respectivamente, en Costa Rica.
Jaime Salvador Hernández Mercado, padre del fallecido, dijo que ellos se dieron cuenta de lo sucedido este sábado, a la una de tarde, por un familiar que vive en el vecino país.
Don Jaime, con ojos llorosos, dijo que su hijo tenía ocho años de vivir en Costa Rica y cinco años de haberse casado con Melina Montero, quien aparentemente era muy cariñosa cuando hablaba por teléfono con la familia de Hernández.
Yamil y Melina procrearon tres hijos, dos niñas y un niño: María de los Ángeles de cinco años, María Celeste de tres, y Sebastián, de apenas meses.

Yamil nunca se quejó
Agregó que su hijo nunca le dijo nada sobre si tenía problemas con su esposa, y don Jaime más bien tenía entendido que ellos luchaban juntos por salir adelante en la vida y criar a sus tres hijos, y hasta tenían una ferretería.
Sin embargo, expresó que un amigo le contó que había ido a visitar a Yamil el domingo antepasado, y vio que la mujer padecía mucho estrés, una situación que don Jaime desconocía de su nuera.

Lo que manejan autoridades ticas
La hipótesis más fuerte que tiene el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), sobre la muerte del matrimonio y de sus tres hijos, es el homicidio, sostuvo Francisco Segura, subdirector de esa entidad.
Según las investigaciones, la costarricense Melina de los Ángeles Montero, envenenó a su pareja nicaragüense, Yamil José Hernández López, y a sus tres hijos, María de los Ángeles, María Celeste y Sebastián, de cinco y de tres años, y de dos meses, respectivamente, y luego procedió a quemar la vivienda en la urbanización Kurú, en Purral de Guadalupe.
Las causas que propiciaron la decisión se desconocen con certeza, sin embargo, circularon dos versiones de parte de vecinos de los fallecidos. Unos indicaron que los pleitos eran constantes, y que el nicaragüense recibía maltrato, mientras otros indicaron que nunca vieron nada anormal.

La mujer también falleció
Una vez que se detectó el incendio, los bomberos llegaron, y una vez controlado el fuego empezaron a dar con el macabro hallazgo. Los socorristas procedieron a maniobras de resucitación a los menores, pero con resultado negativo, igual sucedió con el padre de los niños. En tanto, la mujer fue encontrada con vida, pero falleció cuando era traslada a un hospital.
Las pesquisas iniciales arrojaron que, por la rigidez de los cuerpos, los primeros en morir habrían sido los niños y luego su padre, asimismo que el siniestro pudo haber sido provocado al encontrarse con cuatro focos de fuego, ubicados en la sala, baño, comedor y patio.
Los socorristas indicaron que encontraron a los menores con tacos de algodón en sus fosas nasales y espuma en sus bocas, y que en el ambiente había un olor a sustancia tóxica.

Repatriaron restos de Yamil
Don Jaime agradeció la ayuda que les brindaron las autoridades nicaragüenses y costarricenses al trasladar el cuerpo de su hijo a Nicaragua.
Hernández viajó rápidamente a Costa Rica para repatriar el cuerpo de Yamil, y como sus nietos son ticos, no los pudo traer, por lo que los tres cuerpecitos quedaron en aquel país, junto a su madre.
Los familiares del infortunado piden a las autoridades costarricenses que aclaren a qué se debió la tragedia.
Hoy lunes, en horas de la mañana, habrá una misa de cuerpo presente en la iglesia San Sebastián, del barrio Monimbó, y luego procederán al entierro de Yamil Hernández López.