Nacional

Encuentro con la familia y la historia

* En Barranquilla, Colombia, se creía parte de una familia única en ese país * Una historiadora recomendada por Sergio Ramírez, lo condujo a Nicaragua y halló Bell por docenas * Plena identificación familiar, sólo resta saber si el primer Bell vino con William Walker

Después de pensar que era el único con apellido Bell en el mundo, bastaron tres meses de investigación histórica, para constatar la existencia de más personas con el mismo apellido, y que, además, existe la posibilidad de que son descendientes de un soldado norteamericano que llegó a Nicaragua en las expediciones del filibustero William Walker.
Carlos Arturo Bell Lemus viajó la semana pasada desde Barranquilla, Colombia, para reunirse con el resto de sus familiares, que hasta hace unos meses desconocía. “Yo no conocía absolutamente nada de la familia Bell en Nicaragua, esto ha sido muy bonito, y el hecho de haber descubierto esta familia tan grande y numerosa es muy significativo para mí”, comentó emocionado.
Además, “yo creía que era el único Bell en el mundo, y resulta que hay más Carlos Bell de los que yo me imaginaba, voy a llevarle este mensaje a mi familia de Colombia y a mis hermanos para que conozcan sus raíces. Mi papá se quejaba de que estaba solo en el mundo, sin familia. Por esas cosas del destino, nunca supo de la existencia de esta familia aquí en Nicaragua”, agregó.

Contacto con historiadora
Pasaron los años, y Carlos y sus tres hermanos no tenían la remota idea de que tenían primos hermanos, sobrinos y toda una gran familia aquí en Nicaragua. En medio de la soledad familiar surgió la curiosidad de averiguar acerca del origen de los Bell, y fue cuando a través del escritor Sergio Ramírez contrataron a la investigadora de historias en este país, Karly Gaitán.
“Durante tres meses, Karly investigó, y encontramos a 33 primos de mi papá con los cuales hemos tratado de reconstruir lazos afectivos, de compartir historias, y nos fuimos dando cuenta de que veníamos de la misma descendencia”, resaltó Carlos.
Asimismo, manifestó que están averiguando sobre la llegada de los Bell a Nicaragua. “Hay dos versiones al respecto, unos dicen que Carlos o Charles Bell llegó con William Walker, y otra versión es que vino como herrero a trabajar en el ferrocarril de aquí”.
“Charles se casa con la nicaragüense Artemisa Miranda, con quien procrea doce hijos, y él vivió en una casa cerca de una de las estaciones del ferrocarril. Mi abuelo aprendió el oficio de las calderas y del manejo del ferrocarril, por ese oficio llegó a Colombia para montar el sistema de trenes en la zona bananera en Colombia, es decir, descendemos del matrimonio Bell Miranda”, aseveró.

Una sola familia
“Mi abuelo se llamaba Carlos Bell Miranda, mi papá Carlos Bell Moreno, y yo Carlos Bell Lemus, y ya encontramos lazos afectivos con la familia de aquí. Eso es lo más importante en este momento, y ha sido bonito este encuentro. Pero estoy interesado en saber más del posible vínculo que tienen los Bell con William Walker”, añadió.
Para la investigadora Karly Gaitán, existe una gran posibilidad de que Charles Bell haya participado en la guerra nacional del siglo XIX al mando de William Walker, pues según la bibliografía del historiador Alejandro Bolaños Geyer, en esa lucha participaron tres soldados de apellido Bell, entre los que estaba Charles.
Bolaños Geyer es el que presenta una investigación más acertada respecto a William Walker, ya que sus estudios permiten encontrar hasta los tatarabuelos de estos Bell. De acuerdo con lo que Gaitán encontró, Charles Bell tuvo un hijo llamado Charles Bell Junior, de este último salen las referencias de los Bell que viven en Colombia y en Nicaragua.