Nacional

Fiscalía acusó a narcos hondureños


Fermín López

PUERTO CABEZAS

El Ministerio Público entabló la formal acusación por tráfico de drogas en contra de los hondureños, Luis Atilio Balladares, Sanders Jirón, Jairo de Jesús Matute Murillo y Willi Wolsted Phillip Galindo y Aníbal José Rodríguez Fortín, capturados en un operativo conjunto de la Fuerza Naval y el Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos de Norte América.
A Rodríguez Fortín, se le celebró la audiencia en la sala de varones del hospital Nuevo Amanecer donde se encuentra altamente custodiado por agentes policiales.
Durante la acusación salió a luz un nuevo detalle, donde el Ministerio Público aseveró que según las declaraciones de los detenidos había una quinta persona –que podría ser el capitán de la nave- que murió durante el intercambio de disparos con la patrulla de la marina norteamericana que les dieron persecución desde un helicóptero.

Queman la cocaína y jueza reacciona
Por razones de seguridad, y debido al peligro que significa mantener 296 kilos de cocaína en la delegación Policial, el Juez de Audiencia ordenó la incineración de la droga en presencia de diferentes autoridades militares, la Procuraduría General de la República, el Ministerio Publico, el Ministerio de Gobernación entre otras entidades de gobierno.
Mientras tanto, muy molesta y dolida reaccionó la juez de Ejecución de Sentencia, Rafaela Castro Olayo, quien sin disimulo llamó por teléfono a este corresponsal pidiendo que le aclarara las cosas que según ella habíamos publicado en la edición de ayer.
“Me han llamado varias personas diciéndome que escribiste para EL NUEVO DIARIO un montón de barbaridades sobre mi persona y me gustaría que me dieras una explicación, o si no debés atenerte a las consecuencias”, manifestó en tono amenazante y muy molesta la judicial.
Se le pidió que mejor leyera la nota publicada en el periódico y después habláramos.
Cabe señalar que en la nota que se publicó el día de ayer dice que en la Corte Suprema de Justicia, CSJ, tomaron la decisión para proceder a la destitución inmediata del juez suplente Marcos Funes. La decisión afectaría a otra juez que no hace mucho fue nombrada en uno de los juzgados en esta ciudad, y quien mantenía hospedadas en su casa a las esposas de los dos hondureños que volaron el mismo día de su liberación, pero nunca se dijo de quién se trataba.