Nacional

Derrame de petróleo manejado en silencio

* No se conoce magnitud, pero Esso dice que “no es mayor cosa”

Un derrame de petróleo del cual no se sabe su magnitud ni el impacto que traerá al manto acuífero, flora y fauna de la comunidad de Miramar, en Puerto Sandino, ocurrió el martes al romperse parte del oleoducto que pertenece a la compañía Esso Standard Oil.
El hecho, que hasta ayer por la tarde se manejaba en absoluto secretismo, ocurrió en el lugar donde trabajadores del consorcio Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa) extraen a diario tierra y otro tipo de material que son usados en la construcción de la refinería “El Supremo Sueño de Bolívar”, localizada en la misma zona a unos 63 kilómetros de Managua.
Según la versión de pobladores y trabajadores de Albanisa, el tubo se rompió por el impacto de una retroexcavadora, pues el operador de la máquina no se percató de su existencia.

Alarma
Desde ese momento la actividad en la zona fue agitada. Vehículos iban y venían, ingenieros de ambas compañías que permanecen en la zona y hasta de Managua se hicieron presente de inmediato relataron los testigos, quienes pidieron omitir sus nombres.
“Estaba un chorrote, olía a diesel, vinieron un montón de camionetas, creemos que hasta gringos, vimos gente trabajando con acetileno”, dijo un joven quien habita cerca del lugar.
Al llegar a lugar de excavación lo primero que se observa, entre el fino polvo que produce la retroexcavadora y el continuo transitar de los camiones cargados de tierra, es un poste amarillo con un rótulo que dice: precaución, oleoducto de petróleo, tubería enterrada”.
A escasos metros girando a la izquierda, se puede observar el tubo en “el aire”, pero ya reparado.
Una de las personas en el lugar, quien en un inicio se mostró reacia a conversar, confirmó el hecho. “Ya está todo controlado, no se derramó mucho, porque no estaban bombeando, no te puedo decir más”, dijo el trabajador para luego dirigirse a uno de los camiones.
Al parecer todo el material derramado fue sacado de inmediato, pues en el sitio no se ve por ningún lado.

Impacto ambiental
Para el experto en temas ambientales, Kamilo Lara, un derrame de petróleo en pequeñas o grandes cantidades debe significar una alerta para las autoridades y compañías involucradas, pues pone en peligro a la población cercana al lugar y también al medio ambiente.
Lara manifestó que aunque la cantidad derramada sea mínima, siempre debe haber una remediación o recuperación inmediata del terreno. Agregó que en este caso habría que ver si la cantidad de petróleo es suficiente para impactar en las aguas subterráneas y pozos, de donde se abastecen los pobladores, para realizar sus labores del hogar. También es necesario saber si el petróleo podría tener un impacto en la biodiversidad. Lara aclaró que si la cantidad derramada es mínima quizá no existan consecuencias negativas.
“Independiente de la cantidad, todo suelo debe ser tratado, removido del sitio a una profundidad no menor de un metro, esos suelos los tienen que llevar a un sitio especial de tratamiento, el tratamiento es a base de bacterias que se comen el hidrocarburo, una vez tratado pueden ser llevados a un sitio recomendado por las autoridades”, dijo ayer Lara.

ESSO: No es mayor cosa
Ayer por la tarde al ser consultado por EL NUEVO DIARIO el gerente general de la compañía Esso Standard Oil, Joaquín Magalhaes, informó que él tenía conocimiento del “impacto (en el tubo) por una maquinaria”, pero que había sido “una ruptura muy mínima”.
El funcionario añadió que hubo una inspección por parte del INE y Marena y el sitio “estaba bastante bien, no creo que sea mayor cosa”. Magalhaes indicó que se trabajó en las labores de remediación recomendadas, para evitar un impacto en contra del medio ambiente.